Para toda la vida y mucho más. Así de severa es la condena que recibió René López tras ser declarado culpable de abusar sistemáticmente de su hija durante 4 años en la localidad de Fresno, California.

Según informa el diario El Mundo de España, son 1.503 los años que deberá pasar en la cárcel. La severidad del juicio dice relación con que López en ningún momento ha mostrado arrepentimiento de sus actos. Es más, ha buscado culpabilizar a su hija de las violaciones. Por ello, fue calificado como “un peligro para la sociedad”

La primera vez que la hija del condenado denunció a su padre fue el 2013, momento en que ella tenía 19 años. Ese mismo año, la joven abandonó la casa de su padre, quien siguió acosándola, enviándole mensajes de amor, hasta que la adolescente presentó una denuncia y el hombre fue detenido.

López fue encontrado culpable de 186 cargos de violación contra una menor de edad, cuestión que explicaría su condena, la cual equivale a un milenio y medio de tiempo.

Nicole Galstan, la fiscal a cargo de la causa, ha señalado que la adolescente había sido abusada primero por un amigo de la familia. Cuando le contó a su progenitor, éste no la protegió, sino todo lo contrario.

“Eligió convertirla en un objeto de su propiedad y para su uso, para satisfacer sus necesidades sexuales”, indicó Galstan.

La persecutora agregó que la joven era violada de 2 a 3 veces a la semana por su padre. Una vez, incluso, quedó embarazada de su progenitor, el cual pagó un aborto.