Fue el propio Francisco Vidal, ex ministro y militante PPD quien estableció el criterio del 4-0 para evaluar el desempeño de las coaliciones en las elecciones municipales. En 2012, cuando estos comicios fueron un duro golpe para el gobierno de Sebastián Piñera, Vidal auguró que los “goles” son la cantidad de alcaldes y concejales electos, así como la votación porcentual de esos dos comicios. Y si en 2012 la Nueva Mayoría triunfó, ayer la boleta fue la de la derecha, agregando un último gol: con sus arrolladores triunfos en Maipú y Puente Alto, Chile Vamos ahora tiene los gobiernos locales de la mayoría de los chilenos. 

En cuanto a cantidad de alcaldes, la Nueva Mayoría bajó de 167 a 143, perdiendo de pasada comunas consideradas “emblemáticas” por su visibilidad mediática y proyección política: Providencia, Ñuñoa y Santiago, además de algunas consideradas “seguras”, como San Miguel y Macul. Aún así, el oficialismo superó a Chile Vamos en número de alcaldes y concejales, ya que la derecha obtuvo un alcalde menos que la Nueva Mayoría, quedándose con 142 municipios.  

En cuanto a porcentaje de votación, Renovación Nacional y la UDI pueden sacar cuentas alegres. Después de ayer son los partidos más votados en alcaldes y concejales: el gremialismo obtuvo 701.830 (14,78%) en la votación edilicia. En cuanto a los concejales, considerada la votación más “partidaria” y que refleja mejor la adhesión a las organizaciones, RN obtuvo el primer lugar con 794.387 votos equivalente al 17,67%. Así, aún está por verse cómo se reordenarán las cuotas de poder en la derecha.

En la Nueva Mayoría, los porcentajes quedaron así: la DC bajó desde el 15,07% obtenido en concejales en 2012 a un 12,77%, pero sigue siendo el más votado del oficialismo. El PS bajó de 12,24% a 10,73% y el PPD, con tres resonantes derrotas en Valparaíso, Santiago y Ñuñoa, cayó del 9,9%, en 2012 a un 8,83% el 2016. En el Partido Comunista también bajaron los votos de concejales: desde un 6,4% (junto a la Izquierda Ciudadana) a un 5,44% el día de ayer.

Los cálculos electorales de Chile Vamos, de todas formas, van viento en popa. Con miras a las presidenciales, la derecha gobernará ocho de las diez comunas con mayor población del país: Puente Alto, Maipú, La Florida, Santiago, Viña del Mar, San Bernardo, Temuco y Las Condes. En Puente Alto, bastión del senador y precandidato Manuel Ossandón, el triunfo fue arrollador, ya que su “delfín” Germán Codina obtuvo más del 80%. El ánimo en el bloque derechista se resumió en las palabras del senador y presidente de la UDI, Hernán Larraín:  “Para nosotros es el primer paso hacia recuperar La Moneda y consolidar nuestra fuerza con un proyecto político”. 

La vocería de la derrota la asumió públicamente Ricardo Lagos, adelantándose a la presidenta Bachelet. El ex presidente señaló que había que “enmendar el rumbo”. Esta mañana La Moneda acusó el golpe: el tradicional comité político de los lunes no se llevó a cabo y rondan rumores de renuncias.