Gabriel Boric, diputado del Movimiento Autonomista, fue parte de la campaña de Jorge Sharp, el nuevo alcalde electo de Valparaíso.

En entrevista con La Tercera, el parlamentario abordó el histórico triunfo y los próximos desafíos de las fuerzas electorales independientes.

“En Valparaíso se convocó a sectores de la población porteña que estaban disconformes por la incoherencia del proyecto de la Nueva Mayoría a nivel nacional. Algo positivo es que nosotros no caímos en el clasismo que muchas veces tuvo la derecha para enfrentar a Leopoldo Méndez. Ese tipo de campaña terminó jugándole en contra a Jorge Castro”, comentó.

Consultado por una eventual alianza con la Nueva Mayoría en algún momento, Boric indicó que “no hay que olvidar de que esto es un esfuerzo en el que no estamos solos. También está RD, Izquierda Libertaria, Nueva Democracia y con ellos trabajamos hoy día. No vamos a cometer el error de mirar para el lado cuando estamos en las primeras citas”.

Respecto a los resultados de Revolución Democrática, el diputado afirmó que “logró un buen resultado en su lista de concejales, pero, efectivamente, los candidatos a alcaldes no tuvieron un buen resultado. Pero esto es una tarea de largo plazo y no hay que caer en la angustia. Sabemos que va a ser difícil. En los lugares donde no se logró alcaldía, no hay que echarse a morir, sino que salir a trabajar de nuevo”, aseguró.

También se refirió a la derrota de Jessica Bengoa en Punta Arenas, candidatura que apoyó el movimiento. “Tuvimos un resultado más bajo de lo esperado. El escenario electoral a nivel nacional podría haber sido mejor. Hubo un fracaso electoral en Punta Arenas, pero el proceso es también un éxito, porque nos permite consolidar un movimiento político más allá de mi figura en particular”.

Boric tiene claro, según dice, que el proceso del nacimiento de nuevas fuerzas no será rápido y en que en el camino, podrán aparecer “monstruos”, como la derecha.

La Nueva Mayoría es un proyecto político en desintegración y nosotros estamos recién empezando. Es el momento en que el viejo mundo no termina de morir y el nuevo mundo no termina de nacer, entonces nacen los monstruos. Y ese es el rol que le corresponde a la derecha hoy día. Las mayorías no están dadas, es algo que también se construye. Queda un largo camino por recorrer y lo importante es que no se nos suban los humos a la cabeza”, concluyó.