“La fiscal reconoció que era feminista”, fue la increíble respuesta que dio Fernando Ramírez, el ex profesor de la Universidad de Chile destituido por acosar sexualmente de cuatro alumnas.

Entrevistado por La Segunda, el académico presentó sus descargos: “Me llamaron a declarar sin decirme los cargos en mi contra. El sumario, de 600 páginas, desde el principio estuvo orientado a encontrarme culpable, aunque la alumna negó en su declaración que yo hubiese intentado tocarla, besarla o insinuarme sexualmente. Dijo que solo cometí abuso psicológico y laboral, porque era muy duro en el trabajo en terreno”.

Y siguió: “Cuando mi abogado recibió el sumario y le señaló a la decana que algunas preguntas eran dirigidas en mi contra, la fiscal Pamela Chávez reconoció que era feminista”.

Ramírez fue sometido a un proceso de sumario que duró cinco meses y que terminó con su destitución. El profesor también se encuentra impedido a trabajar en instituciones públicas por cinco años.

Seguido a eso, Ramírez presentó una querella contra la las alumnas denunciantes por delito de injurias agravado por la publicidad. Su abogado es Ramón Sepúlveda, defensor del ex funcionario del Servicio de Impuestos Internos Juan Martínez en el caso Penta y uno de sus testigos es el mismo Leonardo Léon, también sancionado por acoso sexual en la Universidad de Valparaíso.

La estrategia de Ramírez, según publicó este medio, está en la figura de injuria agravada con publicidad. Es decir, que los dichos y acciones a lo largo del proceso fueron para afectar su honra. Al no ser denuncia por calumnia, el académico no tiene que demostrar que el acoso sexual es falso, sino que los dichos y acciones en torno a la denuncia fueron para desprestigiarlo.

El profesor también se refirió en La Segunda al ambiente que se generó en su contra, con afiches y panfletos que lo denunciaban como acosador. “El Campus Gómez Millas es lo más parecido a Siris. Los profesores vivimos con miedo. Debo ser el único profesor que no es de izquierda. Y si no eres marxista, eres un fascista”, aseguró.

Twitter reaccionó de inmediato por la barata excusa de apelar a que la fiscal era feminista: