Los empleados del Estado, a través de la ANEF, convocaron a un paro de 72 horas tras las fallidas negociaciones con el Gobierno. Los trabajadores exigen un nuevo reajuste tras rechazar el 3,2% propuesto por el Ejecutivo.

Eso significa algo así como 1.500 pesos al mes y nos parece que no es suficiente“, indicó Esteban Maturana, presidente de la Confusam, organización de la salud municipal que participa en la movilización.

“Este es un paro contra el gobierno, hay que ser muy categórico en eso y no contra la gente“, dijo el dirigente asegurando que los consultorios no atenderán con normalidad. “No hemos tocado los servicios de urgencia. Hay turnos éticos en los consultorios”, aseguró.

El paro durará hasta el día 28 de noviembre a la espera de una reacción por parte del Gobierno.

Los empleados esperan un aumento cercano al 6%, un bono de 73 mil pesos y un bono de cierre de hasta $107 mil, informa 24 Horas.

En el país serán 200 asociaciones que paralizarán en torno a las exigencias de la ANEF.