Restringir los happy hours y las barras libres. Esas son dos de las medidas más polémicas del Plan de Acción 2016-2020 del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), anunciado hoy por el organismo junto al Ministerio de Salud.

“Es un fomento de consumo a bajo precio, donde puedes tener un consumo desmedido, exactamente lo contrario a lo que necesita el país, que haya menos consumo excesivo, consumo de riesgo. Es parte de lo que hay que debatir sobre las restricciones, porque no ayudan a la salud pública”, dice el director del Senda Mariano Montenegro a La Tercera.

“El que toma lo que quiere y toma mucho, después quiere ayuda del Estado para rehabilitarse cuando está muy complicado. Siempre este fenómeno tiene un impacto social, no hay que mirarlo como yo hago con mi vida lo que me plazca”, agregó.

Esta mañana se realizó el Seminario Políticas Públicas en Alcohol del Senda, donde Montenegro volvió a enfatizar sobre la posible prohibición de happy hours y barras libres: “está en la mesa el tema de que queremos disminuir el consumo excesivo. Todo lo que fomente el consumo excesivo, no ayuda a la familia. Es un tema muy sentido”, señaló.

Chile mantiene el consumo de alcohol más alto de Latinoamérica. Existen diversas formas de enfrentar situaciones así desde la salud pública, como educación sobre el consumo, aumento de precio y restricción al acceso. Son estas dos últimas las que parecen ser el sello del actual director del Senda, reconocido por su postura prohibicionista ante otras drogas como la marihuana.

Doctor restricción

Psiquiatra de la Universidad de Chile, con un Máster en Drogodependencia en la Universidad de Alicante en España, Mariano Montenegro presenta un basto currículum relacionado al consumo de drogas.

Fue Jefe de la Unidad de Desintoxicación de Drogas entre 1995 y 2001y Jefe del Área de Tratamiento y Rehabilitación del Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (Conace), organismo que sería reemplazado por el Senda en 2011.  Posteriormente fue parte del comando de Michelle Bachelet en la comisión de drogas y en mayo de 2015 fue nombrado por la presidenta como nuevo director del Senda.

En su época en el Conace fue cuando, siendo la mano derecha de María Teresa Chadwick (hermana del ex ministro UDI Andrés Chadwick y pareja del PS José Antonio Viera Gallo), la marihuana fue puesta en la lista 1, catalogándola como una “droga dura”.

En ese entonces Montenegro daba a conocer su postura restrictiva frente a la marihuana, una posición similar al debate de hoy sobre el alcohol: “Si hay restricción, hay menos consumo y con menos consumo hay menos daño a la población“, dijo a El Mercurio en 2006.

Fue entonces cuando el Conace lanzó una serie de videos irrisorios en el marco de la campaña “Vuelve a ser inteligente, no fumes marihuana”:

Los trabajos de Montenegro como académico van en la misma línea. Si ayer declaraba que “el que toma lo que quiere y toma mucho, después quiere ayuda del Estado para rehabilitarse”, en 2009 trataba a todos los consumidores de marihuana como “potenciales pacientes”. Incluso tiene estudios que relacionan directamente el consumo de drogas con la actividad delictual.

Entrevistado por Qué Pasa en enero de este año, Montenegro aseguró que más que un prohibicionista, se considera un “protector”. De todas, formas, dijo no tener “problemas en prohibir algunas cosas, porque en salud pública se prohíben muchas cosas para mejorar la salud del pueblo. Por ejemplo, se prohíben los fuegos artificiales y el hilo curado porque queman a los niños y les cortan la cara y los brazos, pero especialmente a los más vulnerables. Por lo tanto, para que haya menos cortados y menos quemados, se prohíben y al hacerlo, tenemos menos quemados y menos cortados”.

Sobre la marihuana en específico, su postura ha generado reticencias hacia su persona en su propia coalición. Montenegro niega, hasta hoy, la existencia de beneficios en el consumo de cannabis terapéutico.

El plan elaborado por el Senda entraría en vigencia a partir del próximo año.