La élite empresarial en Chile dice estar tranquila. Un encuesta de La Tercera a 61 empresarios y altos ejecutivos da cuenta de que el 88,5% cree que la próxima contienda presidencial se definirá entre los ex presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera. Y eso les da señales de tranquilidad para sus negocios.

Los encuestados dicen que ambos ex mandatarios “dan señales de tranquilidad”, “tienen experiencia”, “van a conducir al país por la vía de los consensos“, “sabemos cómo piensan”, “valoran lo que ya ha conseguido Chile en los últimos 30 años” y que “han abordado reformas de manera más consensuada y con buena implementación”, entre otras cosas.

Todos los empresarios destacan los gobiernos de Lagos y Piñera por su apego absoluto al neoliberalismo de libre mercado, búsqueda de acuerdos y -lo que ellos llaman- “visión país”.

Sobre la eventual irrupción del periodista Alejandro Guillier, lo ven con más lejanía porque “no se sabe lo que piensa”.

Sobre los mayores desafíos del próximo gobierno, los empresarios repiten consignas de “retomar crecimiento”, “recuperar confianzas” y “recuperar la inversión“.

El discurso de “la crisis económica” ha sido ampliamente repetido por la élite empresarial chilena. Si bien la economía va a la baja en comparación a los años anteriores, no son precisamente los empresarios los que la sufren.

Cuento repetido: Luksic reclama por la “incertidumbre de las reformas”, pero obtuvo ganancias  de casi 8 mil millones de dólares en 2015. Y el resto igual: En el primer semestre de 2016, el grupo Matte reportó aumento en ganancias de 225% y el grupo Paulmann lo hizo en 151%. Fernandéz León, Yarur, Angelini: otros apellidos empresariales que se repiten y que también obtienen millonarias ganancias año a año.