1.500 niños migrantes, que hasta ahora se mantenían en el desalojado campamento de Calais en Francia, comenzaron a ser desalojados del lugar por las autoridades galas.

Hay que destacar que 6.000 adultos ya fueron sacados del lugar de refugio para los inmigrantes de zonas de conflicto.

Se espera, según informó le Prefectura del Departamento de Pas-de-Calais, que los niños sin compañía de adultos vayan directamente a centros de Acogida Provisional.

Muchos de estos migrantes pretendían cruzar hacia Reino Unido para solicitar asilo. Sin embargo, tras cierta tensión entre ambas naciones, podrán pedir estadía en el país galo mientras se ubican en centros para refugiados.

Según organizaciones humanitarias no eran 6.500 los refugiados -cifra oficial- sino que habrían sido cerca de 8.300.

Cabe destacar que Reino Unido tiene prohibida la entrada de los migantes, situación que provocó la creación del campamento de Calais. Actualmente en el lugar se construye un muro de cuatro metros de altura para evitar su ingreso.

La situación ha generado tensión entre ambos países. Hace sólo unos días, parlamentarios franceses solicitaron a Inglaterra aceptar a los menores que quieran cruzar en busca de familiares. “Estos menores no piden ningún favor: ellos tienen todo el derecho, según las reglas internacionales en vigor y la ley británica, a ser acogidos por el Reino Unido“, dijeron los galos.