En una profunda entrevista con la revista Qué Pasa, el ex intendente de la Araucanía Francisco Huenchumilla se refirió a la compleja situación que vive su partido, la Democracia Cristiana, con el gobierno y deslumbró que incluso estaría dispuesto a competir en las presidenciales. Y en primera vuelta.

Según Huenchumilla, la Nueva Mayoría tiene hoy un problema de “gobernabilidad”. “¿Qué entiendo yo por esto? El cómo participan los partidos en el gobierno, dónde participan, cómo se relacionan, cómo se coordinan y cómo toman decisiones. Creo que en esos ámbitos están los puntos críticos de la situación porque yo me imagino, hablando de un buen gobierno, que tiene que haber una política de anticipación de los posibles conflictos y una política de anticipación de los posibles escenarios. Entonces cómo un gobierno puede permitir que una presidenta de partido haga este emplazamiento”, afirmó.

Sin criticar directamente a Carolina Goic, presidenta de la DC, aseguró que más que un tema de ella “es un tema del sistema”.

Consultado sobre si el PC tendría una especie de sobreinfluencia en el gobierno, Huenchumilla se alejó de los sectores conservadores de su partido y aseguró que “la guerra fría se terminó hace tiempo, ya los comunistas no se comen las guaguas (…) francamente, prefiero al PC en el gobierno más que en la calle. Creo que es al revés, el PC le da mayor estabilidad al sistema estando en el gobierno”.

También tuvo duras palabras contra el gobierno, apuntando a que el mayor error es “no haber hecho política”, en el sentido de que la presidenta no deja que la pauten y termina tomando las decisiones sola. “Cada vez que escucho a muchos ministros y dirigentes políticos, siempre dicen lo mismo: ¿Cambio de gabinete? “No, eso es facultad privativa de la presidenta, no puedo opinar”. “Ella tiene los cargos las 24 horas y ella decide el instante, el minuto, el mes en que hace el cambio”. Pero creo que están equivocados. Cambiar a un ministro es un problema político, no es un problema jurídico. ¿Por qué es un tema tabú? Al revés, la presidenta podría llamar a los presidentes de los partidos y pedirles su opinión. Ese es un elemento de juicio. Cuando tiene todos los elementos de juicio sobre la mesa, ella tomará la decisión, y eso se traducirá en un acto jurídico, pero lo primero es lo político”, planteó Huenchumilla.

Entrando al debate presidencial, asegura que la DC tiene varios nombres: Carolina Goic, Claudio Orrego, Ignacio Walker y Ximena Rincón. “El problema es si logran penetrar en el corazón de la gente. Si la gente les cree o no. Ese es el problema”, señaló.

Y él mismo: “Tengo muchas peticiones de ser candidato”, reconoció, aunque inmediatamente trató de desmarcarse de una aventura presidencial auto proclamada. “No creo en los llaneros solitarios ni en las aventuras presidenciales”.

“Yo sé que si un nombre como Huenchumilla, de origen mapuche, está en la lista de los candidatos presidenciales, probablemente provocaría un remezón cultural y político fuerte. No sé si culturalmente el país está preparado para una cosa así. Pero ese escándalo y ese remezón cultural sería una cosa positiva para el país y para la democracia. Pero no tengo ninguna decisión tomada, francamente”. afirmó.

Eso sí, el ex ministro de Ricardo Lagos afirmó que la DC debe tener sí o sí un candidato. “Estamos hablando de un partido, no estamos hablando de una agrupación parroquial que se dedica a rezar la novena. Estamos hablando de un partido que quiere acceder al poder”, dijo.

Incluso, apuntó a que el o la candidata debería ir a primera vuelta: “Si tenemos un candidato que medianamente entra a la pelea, a lo mejor vale la pena ir con él hasta el final. Porque si ese candidato es medianamente competitivo, significa que podemos hacer una buena performance con nuestras ideas en primera vuelta. Eso nos permite también tener una lista parlamentaria. Ahora, si en el camino hubiera un candidato de la Nueva Mayoría tan competitivo que fuera evidente, lógicamente que el realismo político me dice a mí que a lo mejor es posible llegar a un acuerdo antes de eso”.

Entonces, aprovechó de disparar contra Lagos: “No veo a la DC firmando un contrato de adhesión con un candidato que marque 4, 5, 6 o 7 puntos”.

Sobre Alejandro Guillier, el otro presidenciable de la NM, dijo que es una persona creíble “por el periodista que fue y cómo se manejó. Era una persona creíble y eso se le traspasa a su condición de senador, pero, probablemente, la gente desconoce cuál ha sido su trabajo como senador. Entonces él tiene un prestigio que ganó desde mucho antes”.