Según consignó el portal de la radio Contagio, esta mañana un grupo de miembros de la Policía Civil de Paraná y la de Sao Paulo, irrumpieron este viernes en las instalaciones de la Escuela Nacional Florestan Fernandes, ubicada en Guararema. Esta escuela pertenece al Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra MST, ubicada en Guararema.

La acción policial se ejecutó en diez vehículos, en los que se trasladaban uniformados sin identificación. Una vez en la entrada, dispararon al aire y retuvieron a dos militantes de la organización, para liberarlos horas más tardes.

Giane Alves, abogada del MST,se refirió al operativo como un “abuso de autoridad, violencia innecesaria, ilegal”. Posteriormente, miembros del movimiento afirmaron que las balas utilizadas eran reales, no balines de goma.

Según consignó la abogada al medio Brasil de Fato, al llegar, los policías no informaron las razones que motivaron su ingreso a la escuela, añadiendo que estaría vinculado a operaciones que la policía está realizando en Paraná, pero que no saben exactamente que están buscando. Aver se refiere a las recientes captura de militantes del movimiento, donde ejecutan órdenes de captura tratando de vincular a los activistas con organizaciones criminales.

Esta intención de criminalizar la movilización, ha sido rechazada por organizaciones de Derechos Humanos, la Corte Suprema de Justicia de Brasil, y por el MST, que repudió públicamente el hecho, exigiéndole al gobierno tomar medidas para garantizar que los derechos de la ciudadanía sean respetados.

La medida se encuentra enmarcada en un contexto donde más de 1100 escuelas se encuentran tomadas en todo Brasil, en rechazo a la reforma constitucional del gobierno de facto de Michel Temer que busca paralizar el gasto público por 20 años.