El médico argentino Damián Verzeñassi declaró en octubre como testigo ante el Tribunal Internacional Monsanto. Se trata de una iniciativa de la sociedad civil internacional para investigar la responsabilidad por las violaciones a los derechos humanos, crímenes contra la humanidad y ecocidio, que se que cometió la multinacional norteamericana Monsanto en diversos países.

Según informa LaIzquierdaDiario, junto a estudiantes del último año de la carrera de medicina, el Dr. Verzeñassi realizó campamentos sanitarios en numerosas localidades de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos. Estas investigaciones condujeron a denunciar “un crecimiento del cáncer que oscila entre cuatro veces y media y hasta siete más que en el primer quinquenio (del período analizado)”. El extenso relevamiento estadístico realizado a través de los campamentos sanitarios aporta una evidencia fundamental sobre la responsabilidad del agronegocio en el incremento de los casos de cáncer, hipotiroidismo y malformaciones.

El movimiento “Paren de Fumigarnos”, denunció que el doctor Verzeñassi, al regresar de La Haya, encontró su oficina clausurada por cadenas, donde incautaron los registros de sus investigaciones. Una clausura que habría sido promulgada por las autoridades de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rosario. Desde el grupo ambientalista apuntan al decano, Ricardo Nidd, y expusieron los vínculos de la universidad con las multinacional del agronegocio. Sumado a la clausura, denuncian amenazas verbales por parte de las autoridades de la facultad.

verzenassi-7f2b2

Verzeñassi se descargó a través de su cuenta de Twitter: “Si difundir los resultados del trabajo de quienes hacemos en los Campamentos Sanitarios es delito, ¿cual es el rol de la Universidad Pública?”. También agregó: “A pesar de las cadenas, jamás seremos parte del silencio cómplice! Nuestro compromiso es con la vida de nuestros pueblos, no con una ‘autoridad'”.

arton58995-2000f

El apoyo de varios periodistas y colectivos ambientalistas no se hizo esperar, y luego de eso, el Dr. Verzeñassi informó la facultad finalmente retiró las cadenas. Sin embargo, explicó que sólo podían ingresar bajo vigilancia y manifestó su temor por la continuidad de los cargos docentes.

El viaje de Verzeñassi para testificar cante el tribunal del juicio ético a Monsanto y el grave accionar de las autoridades de la universidad pública, supone una especie de castigo e intento de acallar a quienes realizan investigaciones independientes de los intereses políticos y económicos.