Una dura polémica ha enfrentado a la revista Cáñamo y al fundador de Educación 2020, Mario Waissbluth, luego que este criticara la posición de los “marihuaneristas-leninistas” que promueven el consumo de cannabis sin prejuicios.

Tras un primer comentario de Waissbluth en Facebook, la revista dedicada a la marihuana, le contestó con una carta donde criticó la “violencia” del texto y sus “descalificaciones, sesgos y falacias”.

Con un tono claramente más calmado que su primer comentario, el ingeniero dijo que “cualquier medida que facilite este consumo en adolescentes, incluyendo el autocultivo, pero también la exaltación absurda que algunos hacen de esta droga, y las señales sociales que se transmiten al respecto, le están haciendo un grave daño a la sociedad chilena“.

“Me parece francamente preocupante que ustedes (Revista Cáñamo) -con una soberbia incomprensible – hayan escogido ignorar las recomendaciones del Colegio Médico, del Colegio de Psiquiatras, y de prácticamente todos los especialistas médicos de Chile que han opinado en este mismo sentido en torno a la marihuana. Se ha creado en Chile una “ideología intransigente pro marihuana” que me parece preocupante, y a la cual ustedes contribuyen significativamente. Es francamente asustante ver la tendencia en el consumo -porcentaje de la población escolar adolescente que consumió cannabis durante el último año- de Chile comparada con otros países”, agregó.

“Por supuesto, creo que otras drogas, en particular alcohol y tabaco, son perniciosas (cómo no, si sufro de cáncer a la vejiga por razón de haber fumado hasta los 40), y me parece extremadamente preocupante que tengamos la ingesta de alcohol más alta de América Latina. Pero al menos, sobre estas dos drogas hay campañas gubernamentales de prevención, señales en las cajetillas, y no como en este caso, una señal comunicacional en el sentido inverso que transmiten muchos sectores, incluida vuestra revista. Que curioso que no exista una revista llamada “Alcohol”, u otra llamada ‘Tabaco'”, comentó.

Waissbluth, a pesar de la dureza de sus comentarios, aseguró que no se considera un “prohibicionista” y “no tengo obstáculo en que los adultos comiencen a fumar o consumir cannabis en dosis moderadas, después de los 21 años. Si de mi dependiera, dejaría absolutamente libre ese consumo, ojalá se vendiera en farmacias, pero a la inversa, como en USA, prohibiría y sancionaría estrictamente el consumo de cualquier droga, incluido alcohol, antes de esa edad, como ocurre por ejemplo en USA con el alcohol”.

Por otra parte, el ingeniero dijo que no tiene intención “de persistir en esta polémica, que he visto que logra sacar de quicio a muchos. Se ponen tan insultantes que pareciera como que estuvieran bajo la influencia de alguna droga”.

Como posdata a su comentario, Waissbluth escribió, espantado: “He revisado recién el sitio FB de Revista Cañamo. Es sorprendente: un llamado desatado al cultivo y consumo de marihuana, como si fuera el maná de la felicidad, sin la menor distinción entre adolescentes y adultos. Irresponsabilidad pura y dura“.