En la mañana del viernes pasado la senadora Carolina Goic, presidenta de la DC, dio por superado el impasse con La Moneda que tuvo interrumpido el trabajo del comité político. Luego de una reunión de presidentes de partido y secretarios generales de la Nueva Mayoría en la sede de la falange, realizada el día jueves, se entregó a la presidenta Bachelet una lista de las prioridades del oficialismo para el año y medio que queda de gobierno.

“Hemos hecho una enumeración de los temas que nos parecen prioritarios: la reforma educacional como el principal compromiso de este gobierno, pero también hacernos cargo del crecimiento y la productividad, el acceso a salud, seguridad ciudadana, descentralización y cómo abordamos una propuesta de pensiones”, aseguró a El Mercurio la presidenta de la DC, senadora Carolina Goic, al terminar la reunión. 

En la tarde del mismo día, en Radio Bio Bio, Goic profundizó en las “prioridades”, explicando que más que aparecer botando la toalla, como se había generado la sensación en algún minuto, como cerrando el negocio, lo que tenemos que hacer es justamente con más fuerza responder a gente que ha sido muy crítica y con razón en muchos elementos de la gestión“.

Recién el lunes se pudo ver el efecto que tuvieron estas declaraciones desde la DC. Durante el fin de semana cundió la molestia porque la comentada “lista de prioridades” que, de acuerdo a El Mercurio, fue concretada tomando en cuenta como criterio aquellos temas más importantes de “cerrar” y aquellos que concitan unidad en la Nueva Mayoría, no estaba por escrito. Consultados por El Desconcierto, asesores legislativos del Senado señalaron que nadie había visto el documento o estaba enterado del detalle y que se esperan mayores claridades para la reunión de bancadas oficialistas anunciada para mañana. Según trascendió, la propuesta de cambio constitucional no es una prioridad para los partidos. A esto, según el diario de Agustín Edwards, se suman la despenalización del aborto en tres causales y el matrimonio igualitario.

Sin embargo, el mismo lunes quedó en claro que las “prioridades” informadas por la DC no eran consenso en la Nueva Mayoría. La bancada de diputados y senadores del PPD realizó temprano un punto de prensa en defensa de la urgencia del proyecto de despenalización del aborto en tres causales, donde Guido Girardi señaló que “no podemos aceptar que esto no sea una prioridad”, recordando la promesa clara de campaña que constituyó este proyecto.

A esta defensa se sumó el ex presidente y hoy candidato Ricardo Lagos. En una actividad en el Museo de la Memoria, aseguró durante la tarde que los parlamentarios que tengan “problemas de conciencia” con la iniciativa deben pensar en “la conciencia de la mujer”.

FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

La batalla por pautear públicamente la última etapa de gobierno versus el real calendario legislativo 

Al consultar el calendario legislativo que ya estaba establecido se puede notar que, con lista de prioridades o no, los proyectos de aborto en tres causales y matrimonio igualitario no contaban con ningún tipo de urgencia. A eso se refirió el senador DC Pedro Araya, quien preside la Comisión de Constitución donde actualmente se tramita el proyecto de aborto. “Veo muy difícil que este proyecto sea despachado durante este año legislativo porque por lo menos en la comisión de Constitución aún faltan 23 profesionales que expongan y lo que estamos sacando la cuenta es que aproximadamente hay tres expositores por sesión”, señaló, añadiendo que las sesiones están programadas a razón de una por semana.

Esto se constataba ya en octubre, cuando la comisión debió acotar las invitaciones a exponer sólo a abogados constitucionalistas, incluyendo a Soledad Alvear, pero dejando fuera a numerosas organizaciones tanto a favor como en contra del proyecto. Como ya se informaba en junio en este medio, la repetición de exposiciones desde la Cámara de Diputados y una lista interminable de invitados a la Comisión de Salud liderada por Carolina Goic fue una de las estrategias que organizaciones como Miles denunciaron como “dilatorias”. El resultado es claro: cumplir el plazo prometido por la ministra Claudia Pascual no es posible, a menos que el Ejecutivo le ponga el acelerador.

Así, ayer también se pronunciaron organizaciones como Miles y el Movilh, quienes declararon que “desde la recuperación de la democracia que exigimos aborto por tres causales, nueva Constitución, matrimonio igualitario y ley de identidad de género, temas que son parte del actual programa presidencial”, solicitándole a la Presidenta Michelle Bachelet un “pronunciamiento respecto a la lista de la NM, así como que indique cuáles de las propuestas del bloque oficialista acogerá o no”. Desde Corporación Humanas señalaron a El Desconcierto que “las mujeres chilenas esperamos que las reuniones que el Gobierno celebra en estos días con sus Ministros y Ministras de Estado y los dirigentes de los partidos políticos de la coalición oficialista reafirmen categóricamente que el debate y aprobación del proyecto sobre aborto en tres causales es prioritario para garantizar los derechos humanos de las personas en Chile”.

Sin embargo, cuando el viernes la presidenta de la DC se refirió a los proyectos que no tenían “prioridad” señaló debían “seguir su tramitación”, a lo que se sumó el presidente del Partido Radical declarando que la priorización no iba “en perjuicio de otros temas que pueden ser abordados en la medida en que haya espacio”. Cuál es la medida de ese espacio y quién lo definirá es una de las incógnitas.

En el caso de la promesa de cambio constitucional ocurre lo mismo: aunque no hubiera ocurrido el “encontrón” oficialista con La Moneda, desde el Ejecutivo no había planes de ingresar proyecto de ley alguno al respecto en el corto plazo. Además, el Proceso Constituyente mismo registra retraso: la entrega del primer informe de sistematización de la etapa de participación ciudadana estaba fechada para el 31 de octubre, pero se solicitó más plazo.

“La verdad es que con las prioridades de las que hablaron el viernes tampoco cambia mucho el panorama legislativo que ya había hasta enero” comentan en privado desde la Secretaría General de la Presidencia a El Desconcierto. El grueso de las iniciativas legislativas del gobierno ya fueron ingresadas y, al menos desde el ministerio que lidera Eyzaguirre, las prioridades están claras para las próximas semanas: reajuste salarial del sector público, ley de Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales en Educación y elección popular de intendentes. Esta última pasó a segundo trámite esta tarde luego de ser aprobada en la Cámara de Diputados.

La reunión del jueves, más que reordenar el panorama legislativo, mostrará la posición de fuerza de los partidos de la Nueva Mayoría y su capacidad de “obtener un dulce” en las agendas particulares de cada tienda. Públicamente, mientras tanto, la batalla es por ver quién aparece pauteando al Ejecutivo, disputa a la que ingresaron Lagos y Goic. A menos que en la reunión del jueves se produzca una resolución inédita de voluntad de legislar, todo apunta a que el aborto en tres causales, la ley de identidad de género, el matrimonio igualitario y la Nueva Constitución seguirán esperando.