Ayer la Cámara de Diputados vivió una violenta jornada en medio de la discusión del proyecto de reajuste salarial del sector público. Esto luego que el presidente de la instancia, Osvaldo Andrade (PS), solicitó el desalojo de las tribunas.

Cuando el diputado Ramón Farías hacía su intervención, los trabajadores del sector público presentes gritaron consignas en rechazo a la aprobación del proyecto, que plantea un reajuste de sólo un 3,2%.

Con ese escenario, Andrade dio la orden y Carabineros desalojó violentamente a la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa y al presidente de la ANEF, Raúl de la Puente, entre otros.

Ante esto, los dirigentes de organizaciones base y directores de la ANEF, realizaron una declaración pública en la que exponen siete puntos.

El primero establece que “resulta inaceptable, viviendo en el marco de un Estado democrático de Derecho, la absoluta intransigencia del Ejecutivo, para resolver, mediante el diálogo social, la negociación de la Mesa del Sector Público y su legitima pretensión de un reajuste digno, que haga participe a los trabajadores del Estado del crecimiento económico de nuestro país y también que de una señal clara para las negociaciones de los trabajadores del sector privado”.

Luego señalan que “los trabajadores no hemos pedido nada distinto que un reajuste real, que permita un incremento de remuneraciones en lugar de la mera recuperación del poder adquisitivo de nuestros salarios, además del cumplimiento del Protocolo de Acuerdo entre el Gobierno y la ANEF, firmado el año 2014”.

“Las excusas macroeconómicas son tan inaceptables como inmorales. Inaceptables porque no es cierto que se produzca una crisis inflacionaria por tres o cuatro puntos más sobre el IPC. Inmoral, porque aunque así ocurriera, no es aceptable que el costo del equilibrio financiero deba ser soportado por los trabajadores y no los grandes dueños del capital nacional e internacional”, agregan.

Sobre los hechos de violencia que vivieron ayer, manifiestan: “A la actitud indolente y sorda a las peticiones de los trabajadores por parte del ejecutivo, se suma ahora el violento desalojo de nuestros representantes que legítimamente defendían nuestros derechos, por parte del presidente de la Cámara, Osvaldo Andrade”.

“Repudiamos estas agresiones y llamamos a los trabajadores a mantener el paro, con dignidad, alegría y orgullo. Como trabajadores hemos vivido represiones de mayor calibre y nuestra valentía no ha sido puesta en duda. No lo será ahora tampoco” , aseguran.

En ese sentido mantienen que “como trabajadores no nos dejaremos amedrentar, ni por desalojos, ni por circulares amenazantes de descuentos y represalias, por parte del nefasto ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. Resistiremos, continuaremos el paro, porque estamos ejerciendo nuestros derechos colectivos laborales e internacionalmente reconocidos”.

Finalmente concluyen anunciando que “invitamos a la Presidenta de la República a honrar su palabra, y no dejar a los trabajadores públicos sin un reajuste digno, por ello es que tienen la oportunidad de ingresar a la brevedad un proyecto que rectifique lo sucedido el día de hoy en el parlamento”.