El presente del Partido Socialista (PPD) está en conflicto. La senadora Isabel Allende bajó su candidatura presidencial luego que el ex presidente Ricardo Lagos expresó sus pretensiones de ser el candidato único por el Partido Por la Democracia (PPD) y el PS.

La movida de Lagos molestó a los cercanos de Allende en el PS y lanzaron gestos de aprobación a la pre candidatura del independiente Alejandro Guillier. Además, sin la timonel Allende compitiendo por la carrera, otros candidatos barajan sus opciones. Uno de ellos es José Miguel Insulza, quién confirmará o desechará su candidatura el 26 de noviembre, en el pleno del Comité Central del partido.

Por su parte, y en entrevista con El Dínamo, el abogado constitucionalista Fernando Atria asegura que se mantiene como candidato del PS y que apuesta a una primaria interna entre militantes, es decir, sin Lagos ni Guillier. “No ha pasado nada que me haga cambiar mi posición”, dijo.

“El sentido de mi candidatura es hacer una discusión de ideas, más que se personalismos. Lo que uno ve es que hoy las cosas dependen de lo que dice la última encuesta y el favorecido empieza a recibir el apoyo de todos. Reducir la discusión política hacia una adivinación del futuro me parece improcedente”, agregó.

Consultado por las opciones entre Insulza, Lagos -que insiste en su doble militancia- y él, aclaró tajante: Lagos no es militante del Partido Socialista. Es cuestión de ir al Servel, pedir un certificado y lo podemos resolver. Queda claro fácilmente. Y la cosa es bien simple: en las condiciones de deslegitimación de la política y las instituciones en general, una definición que sea vista como copular, que responda a máquina partidaria, lo único que produciría es mayor desprestigio del PS. La única manera de tomar esta decisión sin debilitar al partido es una primaria ciudadana entre candidatos militantes”.

En ese sentido, Atria concluyó agregando que “la posibilidad, que en algún momento aparecía como factible, que la candidatura de Ricardo Lagos fuera proclamada por el PS en el comité central, es poco probable. Ha ido perdiendo apoyo. Él representa una vuelta a una restauración conservadora, es volver a la Concertación, que yo creo que en las condiciones actuales es simplemente inviable”.