Son 8.700 los trabajadores de Homecenter Sodimac, que iniciaron una huelga legal en busca de mejoras laborales tras fallidas negociaciones con la empresa del Grupo Bethia, encabezado por Carlos Heller y también dueños de Tottus, Falabella y Mall Plaza, entre otros.

Con el 65% de los votos de sus trabajadores, el sindicato más grande de Chile -al menos en el sector privado- decidió irse a huelga exigiendo un incremento en los sueldos base en “relación al crecimiento de las utilidades de Sodimac”, según apunta José Luis Ortega, presidente de la organización.

“Pedimos un incremento en los sueldos base del 5%, en relación al crecimiento de las utilidades de Sodimac, pero la última oferta de la empresa no cumplió con las exigencias de la organización”, agregó el dirigente.

“Entendemos que ir por primera vez a huelga tiene que ver con un cambio social, las bases imponen sus condiciones y entienden que si la empresa obtiene ganancias sustanciales ellos deben ser partícipes de este ingreso”, aseguró según consigna La Cuarta.