Este miércoles por la noche los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría publicaron una dura carta contra el Partido Comunista responsabilizándolo, en buena parte, del rechazo al reajuste del salario para los funcionarios públicos.

La misiva, sin precedentes durante la existencia de la Nueva Mayoría, causó rechazo en algunos sectores que vieron en esta movida un intento por aislar al Partido Comunista y forzar su salida de la coalición.

Desde la izquierda, Gabriel Boric fue uno de los que reaccionó ante esta situación. A través de su cuenta de Twitter, manifestó que “al PC lo están echando (de manera poco elegante) de la Nueva Mayoría” y les dejó la invitación hecha para una nueva alianza.

“Espero pronto converjamos en la construcción de un Frente Amplio”, agregó el diputado del Movimiento Autonomista, en un mensaje donde adjuntó la declaración de los presidentes.

La carta de la discordia

En la misiva, firmada por Carolina Goic (DC), Gonzalo Navarrete (PPD), Isabel Allende (PS), Ernesto Velasco (PR), Cristián Tapia (MAS), y Francisco Parraguez (IC) los mandamases se lamentan por “la decisión corporativa del Partido Comunista de votar en bloque en contra de su propio gobierno, fuera de los márgenes de lo acordado por todas las colectividades”.

La declaración reconoce el “esfuerzo hecho por el gobierno en cuanto al reajuste ofrecido a los trabajadores del sector público, en un escenario de restricción económica que obliga a ser responsables en el uso de los fondos fiscales”.

Además de entregar su apoyo al ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, los timoneles reconocen “nuestra cuota de responsabilidad en el rechazo al proyecto del Gobierno tal como habíamos comprometido, asumiendo que hubo parlamentarios de todas las colectividades que no cumplieron con lo acordado”.

Cabe destacar que los seis diputados del PC votaron en contra del proyecto reajuste, sin embargo, no fueron los únicos. Otros 15 diputados de la Nueva Mayoría votaron en contra y siete de ellos son de la Democracia Cristiana, partido que aparece firmando la dura declaración.