El senador Fulvio Rossi renunció al Partido Socialista producto de las investigaciones en su contra ligadas al financiamiento de SQM, la minera no-metálica del yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou.

En entrevista con La Tercera, Rossi dijo que toma la decisión producto de la extensión de su proceso judicial para alivianarle la mochila a la directiva del partido encabezada por Isabel Allende. “Han existido cuestionamientos, en mi opinión injustos, y creo que de esta manera cesarán”, explicó Rossi.

A su salida envió un duro mensaje a Osvaldo Andrade y fustigó las críticas que ha recibido de su parte.

“Ha sido doloroso, porque no se respeta la presunción de inocencia. Osvaldo Andrade me ha criticado con dureza, pedía mi expulsión, cuando por otro lado estaba acomodando a su señora. Eso es de una inconsistencia tremenda. ¿A mí de qué se me estaba acusando? De un problema de financiamiento de campañas. No de que recibiera recursos del Estado que podrían beneficiar a los más pobres”, enfatizó recordando la situación de Myriam Olate Barros y su millonaria pensión de Gendarmería.

“Lamentablemente, todas las cosas se ponen en una misma bolsa, pero mi situación ha sido distorsionada, porque se trata de generar la sensación de que hubiese podido haber enriquecimiento ilícito, en circunstancias de que el único cuestionamiento que alguien pueda tener es político”, agregó Rossi.

Consultado sobre su mirada de SQM y los aportes políticos, Rossi defendió a la minera y su rol como financista de la Concertación.

“Estamos hablando de una sociedad anónima abierta de mi región, y si fuésemos a ver la cantidad de empresas privatizadas que existen… Se ha hecho una suerte de caricatura del ‘yerno de Pinochet’, cuando en ese minuto era una empresa que colaboraba con la Concertación y la Nueva Mayoría, apoyando actividades de los propios gobiernos regionales, con presencia de autoridades. Ahora, con los ojos de hoy, claro, fue un error político”, indicó.

Por otra parte, se refirió a la posible contienda entre Alejandro Guillier y Ricardo Lagos por ser el candidato de la Nueva Mayoría. Ante ello, aseguró que el PS debe apoyar al ex presidente y que varios políticos de la tienda están “acorralados por esa izquierda radical, totalitaria, que ha surgido”.

“Tenemos miedo de enfrentarla. Hay una bancada juvenil que pautea permanentemente a nuestros parlamentarios, y el PS ha dejado de ser un articulador de la coalición. Está permanentemente tironeado por sectores más ultra, con claras pulsiones populistas”, agregó.