Miles de personas salieron a protestar y mostrar su rechazo a Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos, un día después de la elección.

La que se desarrolló en Nueva York fue una de las más multitudinarias, en la que miles de personas se ubicaron frente a la Torre Trump de Manhattan para gritar “no es mi presidente”, la consigna que más se repitió en las demás marchas.

Según informa la agencia Reuters, en Los Ángeles, los manifestantes se sentaron en el intercambio de la carretera 110 y 101, bloqueando el tráfico en una de las arterias principales de la ciudad mientras que la policía en el engranaje antidisturbios intentó despejarlos. Unos 13 manifestantes fueron arrestados, informó un afiliado local de la CBS.

Un acto y manifestación anterior en Los Ángeles atrajo a más de 5.000 personas, muchos de ellos estudiantes de secundaria y universitarios, informó la prensa local.

Por su parte, más de 6.000 personas bloquearon el tráfico en Oakland, California, dijo la policía. Los manifestantes arrojaron objetos a la policía en equipo antidisturbios, quemaron basura en medio de una intersección, dispararon fuegos artificiales y destrozaron las ventanas del frente de una tienda.

La policía respondió lanzando irritantes químicos a los manifestantes, según dijo un testigo a Reuters.

Dos oficiales fueron heridos en Oakland y dos vehículos de la policía fueron dañados, dijo Johnna Watson, portavoz del Departamento de Policía de Oakland a CNN.

En el centro de Chicago, un estimado de 1.800 personas se reunieron fuera de la Trump International Hotel and Tower, cantando frases como “No Trump! No KKK!”

La policía de Chicago cerró caminos en la zona, impidiendo el camino de los manifestantes. No hubo reportes de arrestos o disturbios en esta ciudad.

A continuación revisa una selección de fotografías y videos que circulan a través de Twitter: