El Colegio Cumbres, ligado a la conservadora congregación Los Legionarios de Cristo, ha comenzado un proceso con vistas a hacer más diverso el ambiente de su enseñanza.

El exclusivo establecimiento no es mixto y para dejarlo en claro, una reja divide a los hombres y las mujeres dentro del colegio. Sin embargo, esta medida será eliminada.

Así las cosas, los chicos y chicas del religioso liceo podrán compartir en recreos, sin temor al pecado. Incluso, desde tercero medio algunos hombres y mujeres podrán compartir sala, en un esfuerzo titánico hacia la modernidad.

Desde el Cumbres explican que las medidas se están tomando “dada la necesidad que los alumnos comiencen a enfrentarse a la realidad que les tocará vivir en el mundo universitario“.

Además, se eliminó la norma que prohibía que profesores no pudieran dar clases a estudiantes del sexo opuesto.

Hay que consignar, en todo caso, que diversos colegios de Chile aún no son mixtos. Es el caso del Instituto Nacional, por ejemplo, que hace poco enfrentó una polémica luego que una joven enviara una carta al liceo, a Carolina Tohá y a la Presidenta consultando por qué el prestigioso liceo reserva su educación para los hombres.