Alejandro Guillier, senador independiente, habló acerca de su eventual candidatura presidencial y aseguró que para que se haga realidad tendría que existir un acuerdo programático entre los partidos de la coalición.

“Primero vamos a ver si tenemos capacidad de articular un programa que una a la coalición, el programa es lo que articula. Si no hay acuerdo programático yo no puedo andarme metiendo en cosas que no comparto”, dijo.

“Que tengamos un programa de cambios, realista, consensuado, que represente a la gran mayoría de los chilenos y que además pueda atraer a ese 60 por ciento o parte de ese 60 por ciento que no está votando, yo creo que empieza a tener sentido esto de ser candidato”, agregó en diálogo con Cooperativa.

Respecto al escenario de las próximas elecciones, que hasta ahora cuenta con dos candidatos seguros -Ricardo Lagos y Sebastián Piñera-, el senador por Antofagasta fue enfático.

“Es lo que algunos quieren, Pablo Longueira entre ellos. Yo creo que el hijo del ‘Mamo’ Contreras también quiere eso, o sea, las elites se han encerrado en si mismos”.

En esa línea agregó que “nosotros no podemos abandonar a nuestra gente. La política representa intereses y sectores, y nosotros estamos tratando de ganarnos a los que no son nuestros y abandonando a nuestra gente, que se siente desprotegida”, señaló.

EL PC Y EL CAMBIO DE GABINETE

Guillier también se refirió a la situación que aqueja a los partidos de la Nueva Mayoría, principalmente el intento de aislamiento del PC tras el rechazo del reajuste.

No sé si el Partido Comunista pueda sobrevivir fuera de la Nueva Mayoría y si los partidos de la Nueva Mayoría pueden subsistir achicando la coalición, es derrota segura en la próxima elección”, comentó.

“Los partidos de la Nueva Mayoría tienen que asumir que estamos en un escenario que no se está leyendo bien y que tenemos que repensar, replegarnos un poquito, pelear menos y tratar de buscar los acuerdos en una situación muy difícil”, agregó.

Por otra parte, dijo que “si no hay un cambio de gabinete, este Gobierno puede correr un riesgo, de que no va a ayudar a ganar la elección, pero sí va a ayudar a perderla”, concluyó.