En un panel sobre la democracia participativa realizado en la Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello”, se reunieron a discutir e intercambiar puntos de vista Tomás Moulián, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales, 2015; Marcela Ríos, Oficial del Programa de Gobernabilidad PNUD – Chile; Miguel Santibáñez, Secretario Ejecutivo de la Asociación Chilena de ONG ACCIÓN; Oriana Piffre, Presidenta de la Asociación Chilena de Ciencia Política; y con Francisca Quiroga,directora editorial del diario El Desconcierto quien moderó la actividad.

Luego de las palabras de bienvenidas de Juan Somavía, director de la Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello”, el primero en hablar fue tomás Moulián quien puso sobre el tapete su tesis de que la democracia chilena lleva once años con vida, ya que recién el año 2005 se había podido eliminar el binominal y una serie de amarres institucionales dictatoriales.

“El avance de la discusión constitucional podría ayudar a salir de la crisis, pero solo si se elije la Asamblea Constituyente”, manifestó Moulián, quien agregó que la nueva Constitución debería ser “nueva” en forma y fondo, y que eso solo “es posible con representantes exclusivos elegidos para discutir la nueva Constitución para Chile”.

Cuando en Chile se dé “la utopía de que el vecino discuta sobre el futuro de Chile, recién ahí estaríamos en el comienzo de la democracia representativa”, aseguró.

“Este modelo puede funcionar sin democracia”

IMG_1991-min

Miguel Santibáñez, secretario ejecutivo de ACCIÓN, hizo un recorrido para contextualizar lo que era la actual Ley 20500, de participación ciudadana, y la criticó ya que “se ve algo fragmentada y que no logra transversalizar el derecho a la participación en la institucionalidad”. En ese sentido explicó que el Estado solo consideraba a la sociedad civil en instrumentos participativos informativos, y “con suerte consultivos”, manifestando que eso claramente no era suficiente.

Santibáñez ejemplificó la política de participación ciudadana por parte del Estado, con el Proceso constituyente y la verticalidad con que había funcionado “y eso lo hemos vivido 26 años”. En ese sentido manifestó que, “este modelo puede funcionar sin democracia, puede haber autoritarismo o abstención, pero va a seguir funcionando”.

“El aprendizaje de la sociedad civil es que falta construir un proyecto político que surja de la misma sociedad civil”, cerró el secretario ejecutivo de ACCIÓN.

La abstención no va en alza como dicen en Chile

IMG_1979-min

Marcela Ríos, Oficial del Programa de Gobernabilidad PNUD – Chile, dio un largo contexto para explicar que la democracia representativa estaba viviendo fuertes tensiones, y en Chile “el desplome de los partidos políticos” daba cuenta de lo deficiente que era la democracia representativa.

Sin embargo, y poniendo prevenciones al caso, manifestó que “Bolivia es un claro ejemplo de cómo un proceso constituyente puede hacer un círculo virtuoso en relación a la participación ciudadana”. Por eso manifestó categóricamente que en el mundo la abstención no va en alza como dicen en Chile, sino que solamente Chile, Honduras y Costa Rica tenían bajos niveles de participación electoral y el más bajo era justamente nuestro país.

Por su parte, Oriana Piffre, Presidenta de la Asociación Chilena de Ciencia Política, realizó un recorrido histórico de la academia manifestando que también existía una disputa de corrientes y que eso está muy fuerte hoy día. Por eso, durante los 80 habían generado documentos para generar la democracia y un sistema de partidos, durante la transición hicieron encuestas de opinión y ahora hay una disputa entre el boom de los modelos estadounidenses y los europeos.

IMG_1952-min

Al final de la actividad, Juan Somavía, director de la Academia Diplomática de Chile “Andrés Bello”, dio palabras finales de agradecimiento a los participantes y asistentes y manifestó su intención de continuar con este espacio para futuros debates.

Fuente: ACCIÓN