Que el fútbol chileno sea un caos administrativo no es una noticia muy nueva. Pero nunca deja de sorprender los niveles hasta donde se llega.

Ayer, por ejemplo, se supo que Cobreloa no tiene idea dónde está la plata del traspaso de Alexis Sánchez al Udinese de Italia. Así es, 400 millones de pesos que nadie sabe dónde están. El club -hoy en la segunda división del fútbol chileno- vive una profunda crisis que hoy muestra una de sus caras.

“Sé que una empresa de valores lo llevó y hay que hacer el seguimiento. Cualquier cosa que no tenga claridad, me molesta. No quiero ser cómplice, como que dejé pasar algo. No haré vista gorda de administraciones pasadas”, aseguró el histórico presidente del club Gerardo Mella, según consigna SoyChile.

Los problemas económicos del club son tan grandes que tuvieron que pedir un préstamo a la ANFP para pagar los sueldos de los jugadores.