Sebastián Piñera continúa con su defensa irrestricta de las inversiones de Bancard -su holding familiar- en la pesquera peruana Exalmar, realizada en pleno litigio en La Haya y que habría beneficiado los negocios del ex mandatario.

En una escueta entrevista con La Tercera, Piñera no entregó información nueva de lo que fue su conferencia cuando estalló el caso. Volvió a insistir en que en 2009, sin ser exigido por la ley, firmó un fideicomiso ciego para su patrimonio. Este, sin embargo, abarcó solo 400 de los 1.800 millones de dólares que poseía entonces. Hoy, el ex presidente tiene una fortuna superior a los 3 mil millones de dólares. Consultado por esta situación, aseguró que en caso de ser candidato en 2017, “me acogeré 100% al espíritu y la letra de la ley vigente, y si estimo conveniente y necesario, tomaré decisiones que van más allá de la ley para asegurar la total autonomía e independencia como candidato y, eventualmente, como Presidente de Chile”.

Después se le preguntó sobre si no podría haber evitado esta situación haciendo un fideicomiso con todo su patrimonio, a lo que volvió a insistir en que fue una decisión voluntaria suya ya que no estaba obligado por la ley. “Ahora sí tenemos una legislación con la aprobación de ambas cámaras y que sí establece el fideicomiso, la obligación de vender empresas reguladas por el Estado y nada respecto de inversiones fuera de Chile. Y, por lo tanto, el 2009, y todo el período en que fui Presidente, en materia de transparencia y conflicto de interés, actuamos mucho más allá de la exigencia legal”, afirmó.

Sobre su candidatura el próximo año, dijo que “la única razón por la cual podría aceptar una candidatura sería un sentimiento de responsabilidad con Chile y los chilenos, porque si mi intención fuese proteger los legítimos intereses personales o familiares, nunca habría sido senador, presidente de partido, candidato, ni menos Presidente de la República. En todas esas instancias he puesto el interés público y el bien público”.

El empresario no quiso referirse a la querella de Hugo Gutiérrez en su contra y finalizó la entrevista asegurando que “contra la mala fe y la maldad, la única defensa posible es la verdad y la tranquilidad de conciencia. Y yo estoy muy tranquilo con mi conciencia”.