El ex presidente Ricardo Lagos está en campaña por remontar sus magros números en las encuestas, que hoy lo tienen por debajo del otro precandidato presidencial de la Nueva Mayoría Alejandro Guillier. Por eso realiza actividades públicas y da cada vez más entrevistas.

A su llanto frente a Nicolás Copano, se suma hoy la conversación que tuvo con el diario Publimetro, donde se le consultó su opinión sobre el diputado Gabriel Boric, quien lo ha criticado por ser quien lideró la privatización de los derechos. Lagos respondió tajante: “Cuando se dice que privaticé, de dónde pueden decir eso si avanzamos en todos los derechos (…) no privaticé nada, por el contrario”.

Y siguió: “Usted me dice las carreteras, por las concesiones. Es al revés: porque hubo concesiones se hicieron las carreteras que se hicieron y hoy el Estado de Chile es más rico en 25 mil millones de dólares (…) hablemos en serio: yo feliz en conversar con quien quiera para explicar lo que quiera que le explique. Pero más allá de eso, que es la frase al pasar, me gustaría tener una conversación distendida sobre estos temas. Yo estoy absolutamente disponible”.

Otros dichos llamativos de Lagos tuvieron que ver con su visión del Transantiago, sobre el que trató de quitarse responsabilidad en el cuestionada sistema de transporte público. “El eje estructural del Transantiago se llama Metro pero, lamentablemente, no se ha mantenido el ritmo de construcción del servicio subterráneo. Sin embargo, una vez que se terminen las líneas 3 y 6, el 22% de los santiaguinos estará a 5 minutos caminando de una boca de Metro. Tenemos que construir en los próximos 15 años otros 150 kilómetros de Metro. Así, el 50% de los santiaguinos estará a cinco minutos. Cuando eso ocurra, es obvio que será el Metro el encargado de administrar la flota de buses que traigan a la otra mitad de santiaguinos. Será así porque ellos saben cuáles serán las necesidades. Ese es el verdadero Transantiago. Esa es la solución real. ¿Por qué no se siguió el ritmo que llevábamos? Yo hacía 8 kilómetros de Metro al año. Hice 50 kilómetros de Metro en mis seis años. Acá hay una responsabilidad posterior a mi gestión”, dijo.

Sobre el CAE, la estrategia fue la misma, culpar a los gobiernos posteriores: “Uno de los problemas del CAE es que la comisión que fija las tasas de interés estableció correctamente, a mi juicio, que las personas que quieren acceder a ese beneficio tenían que estar en universidades acreditadas. Y se produjo una inflación de acreditaciones, porque todos querían acceder al beneficio, y eso no se hizo bien. No en mi gobierno: eso ocurrió posteriormente“.

Sobre la comisión investigadora que investigará el sobreprecio entregado a OHL -empresa de su cuñado- en la construcción del hospital Marga Marga, aseguró que le parece “muy bien que las instituciones funcionen, y estas cosas funcionan para aclarar tantas dudas”.