En las últimas elecciones municipales, los movimientos y partidos extraduopolio que actualmente están en conversaciones para conformar un Frente Amplio, se presentaron divididos en 4 listas: Alternativa Democrática, conformada por los partidos Humanistas y Liberal; Cambiemos el Futuro, encabezada por Revolución Democrática; Poder Ecologista y Ciudadano, conformado por los partidos Ecologista y Poder; y la Lista Pueblo Unido, encabezada por el Partido Igualdad. En tanto, los movimientos y partidos sin legalidad, como el Movimiento Autonomista, Izquierda Libertaria, Convergencia de Izquierdas, Nueva democracia e Izquierda Autónoma integraron sus candidatos en alguna de estas cuatro listas.

No obstante esta dispersión de fuerzas, en unas pocas comunas se dieron procesos de convergencia lográndose candidaturas unitarias que permitieron significativos resultados, entre los cuales se destacan los triunfos de Jorge Sharp en Valparaíso, Gerardo Espíndola en Arica y Gonzalo Montoya en Macul. Estos tres importantes triunfos demuestran que cuando los sectores extraduopolio logran superar sus diferencias y presentar candidaturas comunes, los resultados son bastante más que satisfactorios.

Dado lo anterior, desde la Fundación Moebiüs hicimos el ejercicio de modelar los resultados municipales de estos sectores en cada uno de los nuevos distritos parlamentarios y en cinco distintos escenarios de convergencia y estudiar la elegibilidad que se tendría en cada uno de estos escenarios. Sabemos que este ejercicio tiene importantes limitaciones pues no es posible comparar elecciones de naturaleza distinta, como son la elección de los gobiernos locales con los representantes parlamentarios. También sabemos que en política no es posible sumar votos de unos u otros partidos, ya que en algunos casos 2+2 pueden ser 5, mientras que, en otros casos, simplemente 3. Pero más allá de estas limitaciones, pensamos que un ejercicio de este tipo entrega importantes insumos que necesariamente deben estar presentes en la discusión para la conformación de un Frente Amplio.

Los escenarios modelados fueron:

Escenario 1: Las listas se presentan tal como lo hicieron en las municipales, es decir: la Nueva Mayoría en tres listas, la derecha en cuatro, los sectores del llamado Frente Amplio en 4, el PRO y UPA en sus respectivas listas y agrupamos a las demás listas regionales e independientes en una sola lista. Es decir, un total de 14 listas.

Escenario 2: Para este escenario, agrupamos las listas Alternativa Democrática, Poder Ecologista, Cambiemos el Futuro y Pueblo Unido en una sola lista que llamamos Frente Amplio. Lo mismo hicimos con las tres listas de la Nueva Mayoría agrupándola en una sola lista. Por otro lado, sumamos las 4 listas de Chile Vamos agrupándolas en una lista única. Mantuvimos la lista del PRO y UPA mientras que los independientes los agrupamos en una sola lista junto con los partidos regionales. En definitiva, modelamos los votos de las elecciones municipales agrupándolos en 6 listas: Frente Amplio (FA), Nueva Mayoría (NM), Chile Vamos (CV), PRO, UPA y Otros.

Escenario 3: Aquí agrupamos las votaciones del Frente Amplio junto con las del Partido Progresista (FA+PRO) manteniendo todas las demás listas del escenario 2. Este escenario estaría conformado entonces por 5 listas.

Escenario 4: En este escenario agrupamos las votaciones del Frente Amplio junto con las del subpacto Partido Comunista más Independientes (FA+PC), manteniendo todas las demás listas del escenario 2 aunque restándole a la lista NM la votación del subpacto PC+Indep. Este escenario estaría conformado entonces por 6 listas: FA+PC, PRO, NM, CV, UPA y otros.

Escenario 5: Ahora agrupamos las votaciones del Frente Amplio junto con las del PRO y el subpacto Partido Comunista más Independientes (FA+PRO+PC) manteniendo todas las demás listas del escenario 2 aunque restándole a la lista NM la votación del subpacto PC+Indep. Este escenario estaría conformado entonces por 5 listas: FA+PRO+PC,  NM, CV, UPA y otros.

Los resultados de este modelamiento se resumen en la siguiente tabla:

cuadro-fa

Como se puede apreciar, en un escenario electoral similar al de las recientes elecciones municipales (escenario 1), es decir, con los sectores alternativos divididos en 4 listas, éstos solo podrían aspirar a dos diputados electos en los distritos de Arica y Santiago respectivamente, aunque habría que sumar un tercero con la reelección segura de Gabriel Boric en Magallanes. Ahora bien, si los sectores alternativos lograran unirse en una sola lista (escenario 2) para enfrentar a una lista única de la Nueva Mayoría, una lista del Partido Progresista, otra lista de la derecha y una última lista agrupando a los independientes y partidos regionalistas, en este escenario un eventual Frente Amplio podría aspirar a la elección de un diputado adicional en el distrito de Concepción, es decir, en este escenario, un eventual Frente Amplio elegiría tres diputados.

Por otro lado, en un escenario que incluyera una hipotética alianza entre el Frente Amplio y el Partido Progresista (escenario 3) enfrentando a listas únicas de la Nueva Mayoría y la Derecha, se podría aspirar a un total de 10 diputados electos, además de la reelección segura de Gabriel Boric en Magallanes. En otro escenario, compuesto ahora por una lista del Frente Amplio junto con el Partido Comunista (escenario 4), se elegirían 12 diputados y, finalmente en el escenario de una lista única del Frente Amplio junto con el Partido Comunista y el Partido Progresista (escenario 5) se podría elegir una bancada de 17 diputados.

No obstante lo anterior, las alianzas políticas deben hacerse pensando en las afinidades y confluencias ideológicas, programáticas y políticas, y no solo en los números electorales pues, de lo contrario,  se caería en un simple pegoteo que se trizaría a la menor dificultad.

Este apunte entrega elementos sólo desde el punto de vista electoral, sin lugar a dudas, las alianzas políticas son bastante más que la suma de siglas y votos de partidos. Los triunfos obtenidos en Valparaíso, Macul y Arica demuestran que, además de la amplitud política, también es necesario considerar lo que Noam Titelman[1] denomina como ? la transversalidad de las luchas y la profundidad social?.

En tiempos en que la ciudadanía reclama coherencia y consistencia, es importante conjugar de la mejor forma posible, una amplitud que muestre  la mayor diversidad y la necesaria fuerza electoral para  un proyecto que pretende ir más allá de lo testimonial, pero simultáneamente se hace necesario una consistencia político-programática que demuestre  que se está  en la construcción de este nuevo proyecto, no solo por lo que se acostumbra a denominar como  vocación de poder,  sino más bien  por lo que podríamos llamar vocación de transformación,  pues – desde nuestra mirada – acceder al poder (aunque sea un poder bastante más formal que real) tiene sentido solo si realmente se quiere empujar para  producir las transformaciones que nuestro país requiere.

 

[1] El Frente Profundo


Coordinador Nacional de Fundación Moebiüs y Secretario General del Partido Humanista.