En el programa radial conducido por Kena Lorenzini el invitado de esta ocasión fue Ricardo Lagos, el ex presidente que hoy se encuentra inmerso en una fuerte pre campaña presidencial. La primera pregunta apuntó a ver cómo había lidiado con la emoción que lo invadió en MQLTV, el programa de Nicolás Copano, cuando al ser preguntado sobre cómo le gustaría ser recordado, habló sobre sus nietos y rompió en llanto. Luego, explicó que suele emocionarse, pero que en general debe contenerse. “No he visto nada más hermoso que niños chicos en una escuela cantando la canción nacional”, contó, recordando una vez que camino al sur le tocó escucharla en mapudungún.

No se va a bajar Ricardo Lagos. Eso dijo al enfrentar los bajos resultados que ha obtenido en las encuestas “No me bajé con Pinochet y no me voy a bajar ahora. Yo no me guío por las encuestas”, señaló.

Políticas públicas y género

Apuntando a las cifras de Corporación Humanas, donde un 85,8% de las mujeres señaló haberse sentido discriminadas, Lorenzini le preguntó sobre las políticas públicas para terminar con la desigualdad de género. Antes de referirse al tema, el entrevistado contó que en su primer gobierno decidió de antemano tener un gabinete compuesto en un tercio por mujeres, nombrando ministras y ministros sin aceptar sugerencias.

“Me gustaría que fueran la mitad o más de la mitad, eso sí sería noticias”, dijo, para luego referirse extensamente al tema “si no estamos en igualdad de condiciones nos estamos perdiendo la mitad de la riqueza de Chile”, asegurando que tendrá un gabinete paritario, y que si no lo logra, volverá al mismo programa a dar explicaciones.

Sobre aborto, Lorenzini preguntó: ¿Podemos decidir sobre nuestros cuerpos solo en las tres causales? A lo que Ricardo Lagos respondió “claro”. Para él, esos tres casos son obvios. El resto de las causales volvería pronto, como una evolución de la sociedad. Al ser interpelado por su frase “ni nosotros ni el Estado podemos decidir por ellas”, se refirió a una larga historia sobre una chilena exiliada en Hungría, violada reiteradamente durante la dictadura, que no quiso abortar pues decidió que “triunfara la vida”, aclarando que en ese caso la decisión de no abortar había sido de ella.

También aseguró que frente al aborto pondrá todas sus fuerzas que saldrá adelante. Sin mencionar nunca la palabra “aborto libre”, le dijo a la entrevistadora “probablemente más adelante se podrá avanzar a lo que usted piensa”, refiriéndose a la necesidad de enfrentar la discusión de manera gradual.

Anunciando que iba a hacer un “anuncio comercial”, declaró: “Si de algo estoy orgulloso es que durante mi gobierno hubo un cambio cultural y se corrieron los límites de lo posible”, dijo rememorando la visita del fotógrafo Spencer Tunick a Santiago.

Agrego sobre este tema que los ex presidentes son como un jarrón chino, muy delicados, y que nadie sabe muy bien qué hacer con ellos. Esta metáfora a propósito de los cambios de gabinete realizados por la presidenta Bachelet, y a su negativa a referirse a las decisiones de gobierno actual.

Del MOP-Gate al cohecho y las primarias de la Nueva Mayoria

Para referirse a la crisis que sufre la institucionalidad, específicamente en lo que refiere a la credibilidad, la conductora le preguntó a Lagos cómo piensa abordar esa crisis. La lectura del ex presidente apunta a una situación de crisis muy grave, donde las instituciones funcionan pero la gente no cree en ellas, pues están en cuestionamiento.

“Hay cosas que son legales, pero no son elegantes”, dijo al referirse a las acciones del también ex presidente Sebastián Piñera, declarando que finalmente será la justicia que tendrá que decidir sobre el accionar de Piñera.

Al ser interrogado sobre Alejandro Guillier, afirmó que era un buen senador y un buen competidor. Sin embargo siente que exagera al tratar de desvincularse de los políticos.

“Condoros” de su gobierno

“¿Qué condoros siente que se mandó durante en su gobierno?” le preguntó Kena, indicando que ya había asumido el Crédito con Aval del Estado. El ex mandatario se refirió al Transantiago, haciendo breve mea culpa, y explicando que la prisa fue por sacar un proyecto que solo funciona con un sistema de Metro que hasta el día de hoy no existe.

Mirando a futuro, planteó que le gustaría realizar un tren para conectar ciudades del sur, asumiendo que está dispuestos a dialogar con los camioneros y con quien sea necesario.