Delitos de asociación ilícita, cohecho, malversación, fraude al Fisco y lavado de dinero, son los cargos delictuales que enfrenta el ex alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat y el actual edil de Colina, Mario Olavarría, por su participación en las licitaciones de la basura en sus respectivas comunas a la empresa KDM.

Según la Fiscalía, Sabat habría cometido ilícitos en el sobreprecio pagado a la firma mencionada, entidad a la que se le habría entregado 110 millones de pesos para la concesión a partir del año 2010.

Por otro lado, Christian Vittori y Luis Plaza, alcaldes salientes de Maipú y Cerro Navia, serán reformalizados en el mismo caso, junto a otros 14 personeros involucrados.

Con su particular estilo, Sabat aseguró que está tranquilo. “Estoy, diría, hasta contento, porque al fin se va a ver una cosa que ya se vio en la Corte de Apelaciones, se vio en la Contraloría y fue a mi favor”, comentó.

“No hay nada diferente de eso: la querella del Consejo de Defensa del Estado fue muy clara en decir que lo que se me busca es, precisamente, lo que la Corte de Apelaciones y la Contraloría ya dijeron a mi favor, entonces es una cosa que debería ser de entrada y salida, ojalá”, concluyó a la entrada de la audiencia.