Con 63 votos a favor y 32 en contra, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que reforma el Código de Aguas instaurado en 1981, tras lo cual el proyecto deberá continuar con su segundo trámite legislativo en el Senado.

Sin embargo, los cambios son acotados. El proyecto establece la prioridad para el consumo humano en tiempos de escasez y fija concesiones de máximo 30 años y con herramientas para cancelarlas si es que no se comprueba su uso pero no es retroactiva para los derechos ya entregados.

 

En esa línea, los periodistas de CNN Chile entregaron su punto de vista sobre este proyecto y pusieron varios matices a su aprobación.

“Por eso es valorable que nuestro Parlamento encare este desafío y declare al agua como un bien nacional de uso publico pero otra cosa es que eso vaya a tener efectos concretos”, explicó Rincón.

“Porque hay que ser claros, esta reforma pone fin a la adjudicación a perpetuidad de los derechos de agua pero solo para los derechos que se otorguen tras su promulgación, que se calculan en cerca del 10% del total”, dijo Matamala, haciendo hincapié en que 41 comunas no tienen agua potable.

¿Qué pasa con el 90% sobrante? Ya fueron entregados de forma gratuita y perpetua a los dueños actuales y no se tocarán, pues la ley no es retroactiva.

Mire el editorial de CNN aquí: