En Boston, el ex precandidato del Partido Demócrata, Bernie Sanders, dio su veredicto respecto a las elecciones presidenciales y habló de la gran discusión que seguirá en el conglomerado.

A propósito de las últimas candidaturas de Barack Obama y Hillary Clinton, Sanders dijo que había que dejar de hacer mera “política de identidad”:

“En este punto habrá división en el Partido Demócrata, pero no es suficiente que una persona diga: ‘¡Soy mujer, vota por mí!’. No, no es lo suficientemente bueno. Necesitamos una mujer que tenga las agallas de hacerle frente a Wall Street, a las aseguradoras, a la compañía de la droga, a la industria de combustibles fósiles. En otras palabras, los choques que verán en el Partido Demócrata tendrán que ver con decidir si iremos más allá de las políticas de identidad”.

Luego agregó: “Creo que es un avance en America si tienes un afroamericano como director de una gran corporación. Pero, ¿sabes qué? Si ese tipo va a estar sacando los empleos fuera del país o explotando a sus trabajadores, no hay mucha diferencia en que sea negro o latino”.

Sobre este punto laboral, Sanders expresó que “la clase trabajadora de este país está siendo diezmada, por eso ganó Trump”.

“Necesitamos candidatos -negros y blancos, latinos, gays y heterosexuales- necesitamos todo eso. Pero necesitamos que todos esos candidatos y oficiales públicos tengan las agallas para hacerle frente a la oligarquía. Esa es la lucha de hoy”, finalizó el ex candidato que se declaró socialista durante la campaña.