Este domingo por la noche TVN emitió el primer capítulo de una serie de investigación sobre los últimos ocho años de vida del dictador Augusto Pinochet.

La primera emisión de “Pinochet: Sus últimos años”, repasó la detención en Londres del entonces senador vitalicio en 1998 y el posterior salvavidas del gobierno de Eduardo Frei para que volviera al país y evitara su extradición a España.

Además el capítulo mostró el acérrimo apoyo de la ultra derecha al dictador con intervenciones públicas y visitas a Londres de personajes como Andrés Chadwick, Pablo Longueira, Joaquín Lavín, Evelyn Matthei, entre otros. 

Por otra parte, las entrevistas a Jack Straw, ex ministro del Interior del gobierno de Tony Blair; el juez español Baltasar Garzón; a José Miguel Insulza: y los embajadores de Chile en ese momento clave de la transición chilena Pablo Cabrera y Mario Artaza, detallaron cómo es que la Concertación tuvo como objetivo clave traer de vuelta a Pinochet.

“Decíamos que los juicios por las cosas que ocurrían en Chile tenían que ser juzgados en Chile y que otra cosa causaba daño a la democracia. Si España pretendía decir que no podía haber justicia en Chile -en un país dicho sea de paso que no hubo justicia para nadie de la Guerra Civil- pero se decía eso, nosotros teníamos que oponernos y señalar que Chile era un estado de derecho y este estado de derecho era capaz de hacerse cargo de sus problemas“, manifestó el pre-candidato presidencial José Miguel Insulza defendiendo todavía su posición de hace 18 años.

Durante el reportaje, Garzón explica que la decisión final del gobierno de Tony Blair de dejar sin efecto los juicios que habían aprobado la extradición de Pinochet a España para ser juzgado, fue simplemente un acuerdo político entre Chile y Reino Unido.

Straw, que “resistió” durante casi dos años según releva el juez español, explica que todo se debió a exámenes médicos “independientes” para establecer la condición de salud del dictador y que habrían comprobado su demencia.

El ex Ministro del Interior inglés, en entrevista con TVN, dijo sentirse “decepcionado” por los resultados y que el gobierno se vio forzado a respaldar la tesis del rescate humanitario, compartido por la ultra derecha chilena y la Concertación.

Sobre su supuesta locura, la traductora de Scotland Yard Jean Pateras, encargada de traducir a Pinochet durante su detención en Londres, explica que él mismo simuló sus problemas mentales. “Un día se levantó y me dijo: ‘uy, sabe que desperté y no sabía quién era mi esposa’. Sí, qué extraño, qué extraño“, comentó.

Naturalmente, el reportaje generó varias reacciones en las redes sociales: