Esta semana, Chile Vamos anunció su dura política anti-inmigrante que contempla entre sus propuestas exigir contratos de trabajo a los extranjeros antes de llegar a Chile y agilizar las expulsiones de quienes cometan delitos.

La vía chilena al trumpismo -bien podría bautizarse así- fue respaldada por el principal pre candidato del conglomerado, Sebastián Piñera, quien llamó a crear una nueva ley que facilite las deportaciones. 

Es por ello que, a partir de datos fidedignos sobre inmigración, te presentamos 3 falacias que fundamentan buena parte del duro discurso de la derecha chilena.

1. Los inmigrantes no aportan al país

El perfil migratorio de Chile, publicado por la Organización Internacional para las Migraciones, develó una desconocida realidad para la mayoría de la población del país: los inmigrantes tienen más años de escolaridad que los chilenos.

La población inmigrante en su conjunto, incluyendo población de diversos países de Latinoamérica y el mundo, promedia 13 años de escolaridad, mientras que la población chilena 10.

Los datos son esclarecedores. La población ecuatoriana y la argentina en el país son las que tienen más años de estudio: según los últimos datos señalados en el estudio, del año 2009, los ecuatorianos tienen en promedio 13 años mientras que los argentinos llegan a 12. Respecto al mismo índice pero con datos de 2006, la población colombiana figura con 17 años de escolaridad.

Según plantea el documento, “esta información confirma lo planteado por diversos estudios respecto de que la población emigrante tiene un importante capital social que muchas veces permanece inactivo en las sociedades de destino”.

migrantes

2. Los “altos” índices de delincuencia en la población inmigrante

Según datos del año 2015, de las 42 mil personas imputadas y condenadas en el país, sólo 2 mil eran extranjeros. Este cifra equivale a un 0,36% de los extranjeros en el país. 

Dentro de esos 2.000, el 21% no son inmigrantes, sino que burreros: personas que ingresan al país con el objeto de entrar droga y después volver a su país de origen, según datos del Servicio Jesuita a Migrantes.

Por otro lado, buena parte de los inmigrantes y extranjeros que figuran en el sistema penal chileno figuran como víctimas (54%).

3. Estamos llenos de inmigrantes

A pesar de la escandalera de Chile Vamos y su nuevo plan anti-inmigrantes, las cifras muestran que la población migrante en Chile está bajo el promedio del mundo.

Si bien ha aumentado en los últimos años el porcentaje llega al 2,7% de la población en el territorio, bajo el 3,1% del promedio mundial y mucho menor que el 10% y más de los países de la OCDE.