Según denunció en Radio Bio Bio Roberto Ascencio, dirigente sindical de Homecenter Sodimac en esa ciudad, a los hijos de los huelguistas se les habría negado la posibilidad de asistir a la fiesta de navidad que anualmente realiza la empresa, lo que fue interpretado como un castigo para los niños.

La huelga de Homecenter ya se extiende por 21 días. El dirigente Ascencio señaló que esperan “que la empresa se ponga la mano en el corazón, no pueden poner en esta situación a los niños. Es el golpe más duro a este grupo de trabajadores”, además de explicar que las ventas allí han disminuido un 30%. El día de ayer los diputados Gabriel Boric y Camila Vallejo emplazaron a los propietarios de Homecenter a dialogar con los trabajadores junto con el presidente de la FECh, Daniel Andrade.