En noviembre de 2001, Eduardo Miño llegó a las afueras de La Moneda. Lanzó papeles al aire, en los que se podía leer el siguiente texto: “Hago esta suprema protesta denunciando: A la industria Pizarreño y su holding internacional, por no haber protegido a sus trabajadores y sus familias del veneno del asbesto; A la Mutual de Seguridad por maltratar a los trabajadores, enfermos y engañarlos en contra de su salud; A los médicos de la Mutual por ponerse de parte de la empresa”.

Entonces, se roció combustible en el cuerpo y se quemó a lo bonzo frente al palacio presidencial.

Miño era miembro de la Asociación Chilena de Víctimas del Asbesto (Achva), un mineral que se aloja en los pulmones y que puede causar la muerte. El trabajador denunciaba el fallecimiento de 300 personas por culpa de este material que utilizaba, entre otras, la empresa Pizarreño.

Un año antes de la trágica forma de protesta de Miño, un decreto del ministerio de Salud prohibía el uso del asbesto en la construcción. Pese a esto, las víctimas seguían con sus reclamos.

A 15 años de la muerte de Eduardo Miño, el sindicato de Pizarreño cumple 23 días de huelga. Las demandas del sindicato se centran en un aumento de sueldo base y la salud ocupacional, mismo punto que reclamaba Miño.

Facebook: Sindicato 1 Pizarreño

Facebook: Sindicato 1 Pizarreño

“A la empresa no le interesa. Siempre ha negado el tema del asbesto”, cuenta Iván Toro, parte del sindicato N°1 de Pizarreño. También cuenta el caso de un ex dirigente sindical, quien tras años de trabajo en la empresa -y análisis médico que no mostraba rastros de asbesto en su cuerpo- murió por causas provocadas por el material.

“Yo llevo acá 7 años, nunca me han mandado a hacerme un chequeo médico”, cuenta Toro.

Actualmente son más de 240 trabajadores los que se encuentran en huelga. “La empresa no ha mostrado ninguna disponibilidad para negociar. Nosotros hemos tranzado, pero ellos se burlan de nosotros ante la misma Dirección del Trabajo. Estamos día y noche acá, no hemos hecho nada fuera de lo legal pero la empresa no muestra ninguna disposición”, agrega.

Hace unos días los trabajadores recibieron el apoyo de los diputados Camila Vallejo y Gabriel Boric.