Este martes el departamento de prensa de Canal 13, cuyo principal accionista es Andrónico Luksic, volvió a realizar un ajuste de personal, el cual impactó a editores del noticiero, periodista de T13.cl y camarógrafos.

En torno a estos despidos, que se suman a los realizados hace un mes, el sindicato de la señal de televisión envió un comunicado donde criticó fuertemente la medida.

“Hemos sido sorprendidos con nuevos despidos, ahora del Área de Prensa, que sin lugar a dudas son efectos del Informe de la empresa Falcon, cuyo contenido desconocemos. Estas medidas de la autoridad responden a consecuencias tardías de la mala administración anterior y de sus irresponsables y contradictorias decisiones que hoy perjudican a los trabajadores”, se lee en el texto.

Tal como en otras apariciones públicas, el sindicato de la estación culpó de las actuales medidas a las anteriores administraciones del canal y no a la actual, liderada por René Cortazar. Sin embargo, dijeron que los trabajadores no pueden seguir pagando los platos rotos.

El comunicado mostró la molestia de los funcionarios porque “no se nos haya informado en forma clara que el proceso del informe Falcon no estaba concluido. Ello nos obliga a estar en estado de alerta. Para el Sindicato la defensa de la fuente laboral de los trabajadores es un objetivo central y prioritario”.

Además, apuntan a que el ajuste de los sueldos al interior del canal es una de las claves para mejorar la situación y así evitar despidos masivos.

“Las reducciones de gastos que deben hacerse para ajustar las cuentas de ingresos y egresos, deben comenzar con el término del rol privado que en la anterior negociación colectiva denunciamos que lo que recibían 17 ejecutivos equivalían a cerca de 200 trabajadores, hecho que de por sí es un escándalo”, dice el comunicado.

“Lo que hay que hacer para reducir gastos innecesarios o suculentos es transparentar los sueldos, dietas y honorarios. Si hoy en el sector público cualquier ciudadano puede saber quiénes son y cuánto ganan ¿por qué no en una empresa privada? Lo que hay que hacer es aceptar la propuesta de los trabajadores de no sólo fijar un sueldo mínimo en Canal 13 sino que también fijar el sueldo máximo”, agregaron.

No podemos aceptar que los trabajadores paguen los desaciertos de los que anteriormente han administrado ineficientemente el Canal, pensando en el provecho propio y de sus amigos más que en el bien colectivo. Canal 13 es una empresa de servicio a la cultura e información de nuestro pueblo y sus trabajadores merecen conocer y encauzarse en un proyecto claro de futuro. ¡Basta de considerarlo como un botín o fuente de poder de unos pocos para provecho propio!”, concluyó.