Dracena es una editorial española dedicada a rescatar el trabajo literario de una serie de autores en lengua española, mayoritariamente aquellos que forjaron su obra durante el siglo XX, entre los cuales se cuentan autores latinoamericanos como Miguel Ángel Asturias, Roberto Arlt, Jorge icaza y -la única mujer- Elena Garro.

Elena Garro fue una escritora, poeta, periodista y dramaturga mexicana. Sindicada como una exponente del realismo mágico, su obra “Los recuerdos del porvenir” (1963) fue escrita cuatro años antes que “Cien años de soledad” (1967) de Gabriel García Márquez. No obstante, Garro nunca se sintió cómoda con esa etiqueta, la cual siempre consideró mercantilista, señalando que aquel estilo era la esencia de la cosmovisión indígena y, por lo tanto, nada nuevo bajo el sol.

La autora es reconocida tanto por su vasta obra -la cual toca temas tales como la marginación de la mujer, la libertad femenina, la libertad política- como por su dura denuncia tras la masacre de Tlateltcoco a raíz del movimiento estudiantil en 1968, donde publicó en la prensa declaraciones contra varios intelectuales mexicanos, a los que responsabilizó de instigar a los estudiantes para luego abandonarlos a su suerte. Estas acusaciones le ocasionaron el rechazo de la comunidad intelectual mexicana de ese tiempo, lo que la llevó a radicarse en Estados Unidos, España y finalmente en Francia, donde vivió por 20 años.

Una de sus obras más reconocidas es la novela “Reencuentro de personajes” (1982), que publicó ya desde el autoexilio. Justamente la editorial Dracena tiene dentro de su catálogo este libro, el cual, a propósito del centenario de su nacimiento (Elena nació en 1916 y murió en 1998), ha promocionado con una particular solapa en su portada, la cual más que hacer énfasis en su importancia dentro de la literatura mexicana (algunos críticos la consideran la segunda escritora mexicana más importante, tras Sor Juana Inés de la Cruz) o su trabajo en la narrativa, la lírica o la dramaturgia, se enfoca en su vida sentimental.

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos denunció mediante su cuenta de Twitter la faja, a lo que la periodista argentina Cecilia González replicó. Conocida es la relación que Garro tuvo con Octavio Paz, Premio Nóbel de Literatura y uno de los tótems de la literatura hispanoamericana, pero la faja se enfoca en su relación con el escritor argentino Adolfo Bioy Casares y en la calidad de “musa” que fue para García Márquez y Jorge Luis Borges. Una muestra de machismo que menoscaba sus logros y, en cambio, la expone simplemente como la mujer de otros escritores.