El Encuentro Nacional de la Empresa (Enade) se tomó la pauta noticiosa del día de ayer. Era que no, ya que asistieron la presidenta Michelle Bachelet, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés y los pre candidatos Sebastián Piñera y José Miguel Insulza.

Se trata de una actividad que se realiza regularmente y siempre se ve lo mismo: políticos que asisten a hablarles a los empresarios. Contra esto apuntó la periodista Beatriz Sánchez en su editorial en Radio La Clave de esta mañana.

“Es curiosa esta figura que no logro entender. ¿Por qué los presidentes van a rendir cuentas frente a los empresarios? Y en la misma casa de los empresarios, cuando los mismo empresarios critican a los mandatarios que están ahí. ¿No es un reflejo de quién tiene en realidad el poder en Chile? ¿No es el reflejo de quién manda?“, se preguntó Sánchez.

Criticó, por ejemplo, que para los presidentes del país “siempre está la agenda para ir a estas reuniones” y que los políticos terminan dándole explicaciones al gran empresariado. “No es un diálogo, no es una discusión. Los empresarios ponen sus ideas y retan a las autoridades y la autoridad no busca diálogo, va dar explicaciones respecto de lo que dicen los empresarios”, dijo y afirmó rotundamente: “Qué imagen de Chile más nefasta”.

“¿Por qué no es un diálogo? Porque la misma lógica no se repite en otras instancias. La presidenta no se junta con los trabajadores y los va ver ala casa a dar explicaciones. Estos encuentros de la industria, de la empresa, que tienen todos estos nombres de fantasía, que se hacen en el sector alto de la capital, en comunas como Vitacura o Las Condes. Es cómo representa donde está el poder del país lo que a uno lo remece”, continuó.

“Es la presidenta la que acepta que un sector regulado por el Estado, que no tiene las manos limpias, le diga en su propia cara que se necesita otra política (…) Me pregunto con qué cara grandes sectores empresariales hablan de malas políticas y no miran respecto a lo mal que ellos lo hacen. ¿Existe la mala política, el mal Estado, ¿y no los malos empresarios?”.

Por último, la conductora finalizó con un llamado a los nuevos candidatos presidenciales: “Me gustaría que se les preguntara a los candidatos si van a seguir con esta práctica nefasta de ir corriendo a dar explicaciones a los empresarios cada vez que se los piden”.