A pesar del enorme rechazo que generó el megaproyecto eléctrico HidroAysén, de Colbún y Enel (ex Endesa), un grupo de inversores, asesorados por figuras del mundo político, pretenden realizar otra gigantesca iniciativa en la región.

Se trata de la central hidroeléctrica Cuervo (640 MW), de Energía Austral, firma ligada a Glencore y a Origina Energy de Australia. Además, de un gigantesco parque eólico de 1.000 MW que actualmente gestiona la familia Galilea, consigna La Tercera.

Pablo Longueira aparece como asesor del proyecto. El ex ministro, actualmente en arresto domiciliario mientras es juzgado por su presunta participación en delitos tributarios y cohecho. El ex senador Ignacio Pérez Walker y el ex embajador Eduardo Rodríguez Guarachi también están involucrados en el negocio.

El proyecto de similares características a las de Hidroaysén, pretende “subsanar” el problema de una línea de corriente en Chile llevándola hacia Argentina y comercializando una parte de la energía en el país vecino.

Para hacer avanzar el proyecto, los empresarios se reunieron este 22 de noviembre con el actual Ministro de Energía, Andrés Rebolledo, tal como figura en el sitio Ley de Lobby. Esto, según plantea La Tercera, se suma al trabajo que venían haciendo con Máximo Pacheco, ex titular de la cartera y hoy mano derecha de Ricardo Lagos en su intentona presidencial.