“Más allá de lo que pensemos sobre la decisión del electorado británico de rechazar la membresía en la Unión Europea y del público estadounidense de elegir a Donald Trump como su próximo presidente, no hay ninguna duda en la mente de los especialistas que esto fue un llanto de rabia de gente que siente que ha sido abandonada por sus líderes”.

Así comienza su columna en el diario inglés The Guardian, el respetado y mundialmente conocido físico teórico, astrofísico y divulgador científico Stephen Hawking.

En el texto titulado “Este es el momento más peligroso para nuestro planeta”, pone en alerta al mundo sobre la urgencia de mejorar las condiciones de vida del planeta y su gente para evitar una catástrofe mayor. En esa línea, el físico comprende que la desigualdad es un elemento clave que hay que saber solucionar.

“El internet y las plataformas hacen posible que muy pequeños grupos de personas creen enormes ganancias mientras emplean a muy poca gente. Esto es inevitable, es el progreso, pero también es socialmente destructivo“, escribió el científico.

“Para mí, lo que más preocupa de todo esto, es que más que en cualquier otro momento en la historia, nuestra especie necesita trabajar en conjunto. Enfrentamos increíbles desafíos medio ambientales: el cambio climático,  producción de comida, sobrepoblación, el exterminio de otras especies, epidemias, la acidificación de los océanos”.

Juntos, son un recordatorio de que estamos en el momento más peligroso del desarrollo de la humanidad. Ahora tenemos la tecnología para destruir el planeta en que vivimos pero no hemos desarrollado aún la habilidad para escapar de él. Quizá en algunos cientos de años tendremos colonias humanas entre las estrellas pero ahora mismo sólo tenemos un planeta, y necesitamos trabajar juntos para protegerlo”, aseguró.

“Para hacer eso, necesitamos botar, no construir, barreras entre las naciones. Si tenemos alguna posibilidad de hacer eso, los líderes mundiales tienen que darse cuenta que están fallando y fallando mucho. Con los recursos concentrados en las manos de unos pocos, vamos a tener que aprender a compartir más de lo que estamos haciendo ahora“, agregó Hawking.

“Con no sólo trabajos desapareciendo sino que industrias completas, necesitamos ayudar a la gente a capacitarse para un nuevo mundo y apoyarlos financieramente mientras lo hacen. Si las comunidades y las economías no pueden hacer frente a los actuales niveles de migración, necesitamos estimular el desarrollo global, como la única forma de que los millones de migrantes busquen su destino en casa”, propuso.

“Podemos hacer esto, soy un gran optimista de mi especie; pero requerirá que las elites, desde Londres hasta Harvard, desde Cambridge hasta Hollywood, aprendan las lecciones de este año. Aprender, por encima de todo, un poco de humildad“, cerró el columnista.