“Yo estaría muy contento de votar por Ricardo Lagos. Es el más expresivo de esta generación”, señaló esta mañana el lobista de Penta, SQM, la Iglesia Católica y varios clientes más, Enrique Correa, en entrevista con El Mercurio. Y es que si bien admite cercanía con tres de los cuatro presidenciales del Partido Socialista, excluyendo a Fernando Atria, Correa es claro en su defensa del laguismo.

Correa manifestó su confianza en la Nueva Mayoría, señalando que la coalición  “sigue siendo fuerte y que muestra signos de vitalidad importante”. Además, el ex MAPU y hoy poderoso empresario, dueño de la consultora Imaginacción, se refirió al lento “despegue” de la candidatura de Ricardo Lagos en las encuestas: “Aún queda un buen tiempo de despliegue de ideas, pero además hay un procedimiento; él ha manifestado su voluntad de ser nominado por el PS y el PPD. Los partidos resolverán su candidato y en ambos estará presente el nombre de Ricardo Lagos. Esos dos procesos no hay que apurarlos y la gente decidirá, como muy bien lo ha dicho él, en la elección se gana o se pierde”.

Para Correa, la agenda del candidato presidencial definitivo, sea de quien sea, debe tener en cuenta tres objetivos principales: el crecimiento, las reformas y la inclusión social. “Y el propio Lagos lo ha dicho así. Si el país crece, todo es posible; si el país está estancado, todo es ilusión”, explicó.

El también ex ministro de Patricio Aylwin tuvo palabras para el escándalo por las inversiones de Sebastián Piñera a través de Bancard en el exterior y su posible impacto en la candidatura de Piñera, sosteniendo que  “debilita a las instituciones en nuestro país que un ex Presidente y candidato presidencial tenga conflictos de interés de esa magnitud”.

Además, Enrique Correa tuvo palabras de halago para el senador y precandidato Alejandro Guillier. “No viene de nuestro mundo, sino más social”, comentó, agregando que su irrupción en el escenario es una “muy buena noticia para toda la centroizquierda y muestra que esta centroizquierda tiene más vitalidad de lo que se puede pensar, y esta vitalidad se muestra aun con un desempeño bien bajo en aprobación del Gobierno”, destacando que “Guillier optó por ser una candidato dentro de la Nueva Mayoría. No optó por ser un nuevo ME-O, por ejemplo”.

En la última parte de la entrevista, Correa fue consultado sobre los últimos meses de gobierno de la presidenta Bachelet, a lo que destacó que “el gobierno tiene fronteras muy claras con el populismo”, pero admitiendo que “hay un solo número que no cambia desde hace 15 meses, y es el 70% de desaprobación del Gobierno”. “Tengo la impresión de que el ministro de Hacienda ha logrado, con la aprobación de la Ley de Presupuestos, dar una demostración clara de que el país no va a abandonar la responsabilidad fiscal”, cerró.