En entrevista con La Tercera, el ex presidente de la Democracia Cristiana y miembro del clan Walker habló de todo: desestimó una aventura presidencial, dijo que la opción de Ricardo Lagos se debilita, desestimó la continuidad de la Nueva Mayoría y ensalzó el rol de la DC.

Mostrándose escéptico del rol predictivo de las encuestas, Walker señaló que “en la centroizquierda no hay ninguna candidatura presidencial indiscutida. Se pueden decir muchas cosas de las encuestas, pero creo que no han dicho nada definitivo”. Consultado al respecto, agregó que “hace un año y medio, cuando dejé la presidencia de la DC, dije que si el partido así lo estima, yo estaba disponible para una candidatura presidencial. Ahora bien, a un año de esa elección yo constato que no están dadas las condiciones para impulsar una candidatura presidencial como la que yo pudiera representar. Por lo tanto, he decidido ir a la reelección como senador por la Región de Valparaíso. Además, porque tengo un compromiso muy grande con la región a la que he podido representar como diputado y senador”, anunció.

En su mirada,  “la DC tiene que actuar de acuerdo a lo que es, no a lo que no es. Nosotros no somos un partido de izquierda”, explicó, añadiendo que “la gente siente que hemos diluido nuestra identidad con este giro a la izquierda que ha habido en los gobiernos de la Nueva Mayoría”. Su alegato tiene que ver con que considera que, como partido, les ha faltado jugársela “por ciertas convicciones y por una visión de país y de futuro. La gente quiere un liderazgo que sepa mostrar un norte, un camino, una visión del desarrollo con ciertas convicciones fundamentales, y creo que en la DC, lo digo autocríticamente, nos ha faltado creernos el cuento y marcar nuestras convicciones con mucha fuerza”.

“Creo que sería un profundo error ir a una primaria de la Nueva Mayoría”, aventuró Walker. ¿Los motivos? “Primero, porque no podemos ofrecer al país más de lo mismo. La Nueva Mayoría no es una alternativa para el próximo gobierno”, señaló, dándole fecha de término: el fin del gobierno de Bachelet. “No nos vamos a desembarcar cuando queda más de un año para el término de este gobierno”, aseguró.

Además, Walker desestimó la capacidad del candidato presidencial y ex mandatario Ricardo Lagos de obtener el apoyo de la Democracia Cristiana. “La única posibilidad que tenía Ricardo Lagos de apelar al apoyo de la DC era llegar a la junta nacional de fines de enero diciendo ‘tengo el apoyo del PS, tengo el apoyo del PPD’. Bueno, ninguna de las dos cosas ha ocurrido y no es claro que vaya a ocurrir. La posición política de Ricardo Lagos se ha debilitado frente a sus dos partidos más afines, sobre todo el PS y frente a la posibilidad de que la junta nacional lo pudiera proclamar en enero”.