“Quería la reacción de una chica, no de una actriz”. Así declaró el director Bernardo Bertolucci ante una entrevista del 2013 para la Cinemateca Francesa, sobre las acusaciones de que él y el protagonista de “El último Tango en París”, Marlon Brando, engañaran a la actriz Maria Scheneider para rodar la famosa escena de una violación. Ambos pactaron no contarle lo que iba a suceder.  Durante el rodaje, tenía 19 años; Brando, 48.

“No quería que Maria fingiese la humillación, quería que la sintiera. Los gritos, el ‘¡no, no!’. Después me odiaría toda su vida”, confesó el italiano en esa entrevista disponible en Youtube, que se ha reproducido mucho los últimos días a propósito del 25 de noviembre, día internacional contra la violencia hacia las mujeres, causando una fuerte polémica. Así, Bertolucci continúa en la entrevista diciendo que se siente “culpable, pero no arrepentido”. “Me porté de una manera horrible con ella”, reconoce, añadiendo que le escondieron el detalle de la mantequilla usada como lubricante.

“Estábamos desayunando con Marlon en el suelo mientras filmábamos”, contó, explicando que “había un pan baguette, había mantequilla, nos miramos sin decir nada. Sabíamos qué queríamos”, relató sobre los orígenes de la escena.

Scheneider, Marlon Brando y Bertolucci nunca volvieron a verse después de ese rodaje. María Scheneider lo odió toda su vida y murió en 2011, dos años antes de las declaraciones de Bertolucci. En 2007, habló en Daily Mail sobre la escena, diciendo que “no estaba en el guion original. Solo me la contaron antes de filmarla”. “Debería haber llamado a mi agente o a mi abogado, porque no se puede obligar a una persona a hacer algo que no está en el guion, pero en ese momento, no lo sabía”, decía la actriz. “Marlon me dijo: ‘No te preocupes, es solo una película. Pero, a pesar de que lo que hacía Marlon no era real, yo lloraba lágrimas de verdad'”, relató.

“Me sentí humillada y, para ser honesta, un poco violada”, continuó. Después de la escena, ninguno de los dos la consoló ni se disculpó. Ella no volvió a rodar una escena de sexo en toda su carrera, que estuvo marcada por la depresión y las drogas. Estas semanas, las estrellas de Hollywood Jessica Chastain y Evan Rachel Wood se refirieron al tema públicamente, señalando que “les enfermaba” y que “rompía el corazón y producía ira. Los dos son unos enfermos si piensan que eso estuvo bien”, señaló Wood.

Actualmente, una petición en Change.org exige que la Academia estadounidense repudie públicamente los hechos mediante el retiro de los premios Golden Globe que han recibido tanto Bertolucci como Marlon Brando a lo largo de sus carreras