Durante el día de ayer se realizó la cirugía de transplante de hígado entre Eduardo Pérez y su hijo Ignacio Pérez Torres (6) en el Sanatorio Alemán de Concepción. El pequeño es prioridad nacional en el sistema de donación de órganos, pero al no aparecer un donante los médicos optaron por esta cirugía urgente, donde el padre seccionó su propio hígado para paliar la crítica situación.

“Están estables padre e hijo, es la información que nos entregó el doctor. Estamos muchos más tranquilos, esperando de aquí en adelante” señaló a Radio Cooperativa la tía de Nacho, Verónica Gutiérrez, luego de 9 horas de operación.

El pequeño Ignacio, quien vive en la comuna de Talcahuano, VIII Región, sufre una hepatitis fulminante por lo que su condición es de extrema gravedad. En las redes sociales se lleva adelante una campaña de sensibilización, buscando un donante para este pequeño y para recibir cooperación económica para la familia, la que se puede encontrar con el hashtag #UnHígadoParaNacho en Twitter.