El día de ayer los austríacos eligieron al candidato ecologista Alexander Van der Bellen como nuevo jefe de Estado. El candidato independiente y progresista logró un 53% frente a menos del 47% del aspirante del ultranacionalista FPÖ, Norbert Hofer, quien hizo pública su derrota a través de su cuenta de Facebook apenas se supieron los primeros sondeos.

Según explicó el diario español El País, el voto femenino fue decisivo para el triunfo de Van der Bellen. Según una encuesta a boca de urna realizada por la televisión pública ORF, el 62% de las mujeres austriacas votó al candidato europeísta y ecologista Alexander Van der Bellen, frente a un 38% que lo hizo por el líder de la ultraderecha Norbert Hofer.

Los austríacos vivieron un agotador año electoral que fue llamado “la campaña del odio”. En mayo pasado Van der Bellen, exportavoz de Los Verdes se impuso por tan solo 31.000 votos (50,3%) al ultraderechista Hofer (49,7%). La elección fue anulada por irregularidades en el recuento denunciadas por el partido de Hofer y se repitió este domingo con el mismo ganador.

El partido de Hofer, FPÖ, no llega al poder desde la Segunda Guerra Mundial, época en que se vincularon al régimen nazi. Hofer, de 45 años y número dos del FPÖ, se ha presentado como el defensor de los ciudadanos de a pie frente a la elite, acumulando popularidad sobre la base de la molestia por la crisis de refugiados y los problemas económicos en la zona Euro.