Manfred Max-Neef y Juan Pablo Orrego Silva reconocieron a Tompkins al cumplirse un año de su inesperada muerte. “Nunca nadie le regaló tanto al estado de Chile”, afirmaron.  El conservacionista estadounidense dedicó su fortuna y las últimas décadas de su vida a la adquisición de tierras para la creación de parques nacionales en Argentina y Chile. 

El Premio Right Livelihood fue creado en 1980 para “honrar y apoyar a organizaciones y personas valientes que proponen soluciones visionarias y ejemplares a las causas profundas de los problemas globales”. Se le conoce ampliamente como el “Premio Nobel Alternativo” y hasta el momento lo han recibido 166 personas y organizaciones pertenecientes a 68 países.

Douglas Tompkins nació en Estados Unidos en 1943 y murió el 8 de diciembre de 2015, en nuestro país, donde vivía desde hacía años. Fue un personaje que generó desconfianza: “que venga un empresario a comprar tierras y decir que no va a explotar nada, no se podía creer”, expresó Max-Neef desde el auditorio de la Universidad Austral de Chile (UACh), donde se realizó un homenaje al filántropo a un año de su fallecimiento.

Nacionalidad negada

Sin embargo, pese a los parques nacionales ya creados a instancias de Tompkins y a las miles de hectáreas protegidas que en un futuro próximo se anexarán al patrimonio estatal, la controversia en torno a su figura continúa. La semana pasada, la Cámara de Diputados de Chile rechazó la posibilidad de concederle a Tompkins la ciudadanía chilena. “Es una infamia. Chile queda muy mal parado, como un país ingrato e ignorante. Negar la ciudadanía a gente que está regalando áreas protegidas es insólito. Ya donaron dos parques y vienen otros en camino. A mí me da vergüenza, aunque no me sorprende”, dijo a su turno Juan Pablo Orrego Silva, ambientalista chileno.

“Me molestó terriblemente la votación de la cámara de diputados. Particularmente la declaración de uno de los diputados, quien dijo ‘darle la nacionalidad a este hombre sería como darle una bofetada a los verdaderos fundadores de la Patagonia’. Recordé que cuando estaba terminando mis estudios, en la década del 50, se nos ocurrió con un compañero pedir una concesión en la Patagonia. Hicimos todos los trámites y conseguimos una concesión de 500 hectáreas en el sur de Aysén. La condición para llegar a ser propietario era que se echara abajo todo el bosque, que no quedara ni un árbol y que se dedicara la tierra a la ganadería. Eso nos chocó tanto que no lo hicimos. Pero fue lo que hicieron los auténticos pioneros reconocidos por este diputado”, comparó Max-Neef..

Reconocimiento

“Douglas decía que hay que aprender a ver lo que uno está mirando. A verlo realmente. Hay gente que mira una represa y ve un lago. Hay gente que en una plantación de pinos y eucaliptos exóticos, ve un bosque nativo. Él miraba a través de la óptica de la historia ecológica. Y una vez que uno adquiere esa mirada, el mundo se torna un poco más dramático. La perspectiva cambia. Entonces uno mira una represa y ve un desastre. Uno mira una plantación de pinos y eucaliptos y ve un ecocidio”, recordó Orrego Silva, director de la organización Ecosistemas.

El homenaje ocurrió en el marco del encuentro “Activistas para un mundo mejor”, que reunió en la ciudad de Valdivia a cinco latinoamericanos reconocidos por la Fundación Right Livelihood Award. El poeta colombiano Gabriel Jaime Franco, el activista político brasilero Francisco ‘Chico’ Whitaker y el líder indígena peruano Evaristo Nugkuag Imanan se sumaron a los dos premiados chilenos. Encuentros con comunidades indígenas, organizaciones de derechos humanos, colectivos de artistas y estudiantes universitarios, además de salidas de terreno y foros en el ámbito académico, integraron el programa de actividades.