Como lo consigna La Tercera, el senador DC Patricio Walker decidió renunciar a su derecho a guardar silencio y declarar en la investigación por cohecho que tramita el fiscal regional de Aysén, Pedro Salgado, detallando su rol en la campaña del diputado Iván Fuentes y entregando información de sus cuentas corrientes en que -según su defensa- se descartan pagos o incentivos de pesqueras.

En las 28 páginas que están bajo secreto, Walker, sostuvo el 5 de diciembre pasado ante el Ministerio Público que intermedió para conseguir aportes a Iván Fuentes, cuando el otrora dirigente sindical decidió presentarse en las primarias de la DC para un cupo en la Cámara de Diputados, pero que todo esto lo hizo de “buena fe”, desconociendo el modus operandi que hubo tras estos aportes económicos.

El senador DC dijo que tras las protestas en Aysén de 2012, en las que Fuentes lideró un movimiento ciudadano, muchos ayseninos, y él mismo, vieron con buenos ojos la candidatura del dirigente al Parlamento. Fuentes le manifestó estar disponible, “pero tenía problemas económicos y si era candidato a diputado dejaría de percibir los ingresos con los cuales solventaba los gastos de su familia, ya que tenía siete hijos y uno de ellos vivía en la Región de Los Lagos por una enfermedad degenarativa irreversible”. Todo eso, según Walker, era lo que le complicaba a Fuentes para embarcarse en la aventura de una campaña a la Cámara de Diputados y, entonces, decidió intervenir.

Apareció entonces Carlos Vial, empresario ligado a Friosur y vicepresidente de la Federación de Industrias Pesqueras del Sur Austral (Fipes). El senador DC dijo conocer sus nexos con la industria pesquera. En enero de 2013 se encuentra con él en el aeropuerto de Balmaceda y, al tocar el tema económico de Fuentes, el empresario manifiesta su intención de apoyarlo.

“Carlos Vial me dice que conocía a Iván Fuentes hacía muchos años y que, no obstante habían estado en ciertos momentos en veredas opuestas por el tema pesquero entre industriales y artesanales, y sin perjuicio del daño económico provocado a Friosur durante el movimiento social, en definitiva podía hacer un aporte, ya que podía ser el primer pescador artesanal en llegar al Congreso”, declaró Walker al fiscal Salgado.

Esto se materializó los primeros meses de ese año con tres transferencias que Walker recibió en su cuenta y que después entregó en efectivo a Fuentes. “Primero, le entregué un millón en febrero, y en marzo un millón quinientos mil pesos y luego quinientos mil pesos”, detalló el senador.

Junto con esto, aseguró que “la petición al señor Vial fue hecha como persona natural”. Esto, pues, según lo que Walker le dijo a la fiscalía, se había enterado solo por Informe Especial que había un correo en que el empresario pidió el reembolso de esos aportes a pesqueras.

“A mí nunca Vial me informó que él solicitaría reembolsos para recuperar estos aportes (…) no hubo boletas ni facturas y personalmente actué con total buena fe, con la total convicción de que no había irregularidad alguna y menos ilícito”, aseguró.

Sobre aportes posteriores a Fuentes por parte de empresas pesqueras, dijo desconocerlo. “Esos aportes no fueron realizados a través mío, desconociendo el origen y el monto que pudo haber recibido Iván Fuentes”, sostuvo Walker y en esa línea dijo que si bien apoyó la campaña, no estaba al tanto de sus finanzas.

El fiscal Salgado le exhibió un correo en que Valeria Carvajal sostenía que él y Fuentes eran “aliados de Fipes”, pero Walker negó tal definición. Reconoció una reunión con ellos, pero asegura que en esa cita no se definió como tal, pese a que después “empaticé plenamente con los planteamientos que hicieron”.

Walker sostuvo finalmente que “en el mes de julio de 2016 alguien accedió sin mi autorización a mi cuenta de correo Gmail y de la cual eliminó prácticamente la totalidad de los correos”. Agregó que ha hecho gestiones con dos empresas para recuperar la información extraviada y, en caso de recuperarla, “la haré llegar a la fiscalía en el menor tiempo posible”.