No pasaron en Francia ni en Estados Unidos. Nadie les dedicó un hashtag. Sus banderas no corrieron estampadas en las caras de los usuarios de las redes sociales. Pero sólo durante este fin de semana, en el mundo murieron 290 personas en fatales accidentes colectivos y terribles ataques planeados.

Turquía: 39 muertos

Un doble atentado, provocado por un conche bomba y un ataque suicida, dejaron casi 40 personas fallecidas alrededor de las 22:00 del sábado 10 de diciembre. Los hechos ocurrieron afuera del estadio del Vodafone Arena, hogar del club Bekistas y casi todos los fallecidos. Al menos dos de las víctimas eran policías. Según las autoridades, hay más de 150 heridos y casi diez se encuentran en riesgo vital. Hasta ahora nadie se ha adjudicado el atentado, pero ya hay detenidos de los que se sospecha participación.

Nigeria: 160 muertos

Fue durante la tarde de este sábado que 160 feligreses que se encontraban dentro de la iglesia Reigners Bible, ubicada al sureste del país africano, fueron aplastados luego que el recinto colapsara derrumbándose en pleno oficio religioso. Las autoridades evalúan el estado en el que se encontraba el edificio para saber si las fallas pudieron haber sido evitables.

Egipto: 23 muertos

Alrededor de las 10 de la mañana de este domingo, al menos 23 personas fallecieron y otras 49 resultaron heridas de diversa gravedad a causa de la explosión de una bomba que contenía 12 kilos de TNT y que fue activada en una iglesia de la capital egipcia. Este es el ataque más violento producido durante los últimos años por la minoría cristiana copta. El gobierno decretó tres días de duelo oficial. No existe aún información sobre los responsables del atentado.

Somalía: 20 muertos

Durante este domingo, un camión bomba estalló en el puerto de Mogadiscio, ciudad ubicada al sureste de Somalía, ocasionando la pérdida de vida de -hasta el cierre de esta nota- 20 personas, además de 48 heridos. Las víctimas eran en su mayoría civiles: trabajadores portuarios y pequeños comerciantes, según aseguraron las autoridades. La agencia AFP afirmó que el ataque fue adjudicado por los shabab, islamitas somalíes aliados a Al Qaeda, según pudieron comprobar en la cuenta de Telegram de la organización, y que su objetivo era una base militar en la entrada del puerto.

Yemen: 48 muertos

Un atentado suicida perpetrado la mañana del sábado 10 de diciembre por un kamikaze dejó hasta ahora un número de 48 fallecidos y 29 heridos, todos soldados yemenitas. “Todas las víctimas eran soldados presentes en el cuartel para cobrar su sueldo”, afirmaron las autoridades a AFP. La tragedia ocurrió cuando los uniformados esperaban su turno para cobrar su paga en la base de Al Sawlaban. El atentado fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Según un comunicado del EI publicado por su órgano de propaganda, Amaq, “un mártir del Estado Islámico activó su cinturón en el cuartel de Al Sawlaban, en Adén, durante una concentración de militares”.

Kenia: 40 muertos

Medio centenar de heridos y al menos 40 fallecidos fueron las víctimas de la explosión de una pipa cargada de combustible que estalló en una transitada carretera en kenia, alcanzando una onda de 12 vehículos calcinados, entre ellos un minibús cargado de pasajeros y un carro policial. Según la Cruz Roja, el accidente ocurrido la madrugada de este domingo se originó luego que el conductor del camión cisterna perdiera el control de su vehículo, estrellándose con otros y ocasionando una letal bola de fuego.