Fuera de todo sentido es la medida tomada en el fútbol brasileño. El Tribunal Superior de Justicia Deportiva impuso una dura sanción de 30 mil dólares y pérdida de puntos contra los equipos Chapecoense y Atlético Mineiro por no presentarse a jugar en la última fecha del Brasileirao el fin de semana pasada, sin ninguna comprensión por el club que prácticamente perdió a todo su equipo y cuerpo técnico en el trágico accidente aéreo de hace unas semanas.

Chapecoense fue declarado campeón de la Copa Sudamericana, torneo que no pudo realizar su final por el accidente que terminó con la vida de 71 personas el pasado 28 de noviembre. Pero las autoridades del fútbol brasileño no tuvieron la misma sensibilidad y castigó al club -junto a su rival Atlético Mineiro-, diendo el partido por perdido para ambos por 3-0. La medida, sin embargo, será apelable por las respectivas dirigencias.

El encuentro no tenía grandes repercusiones deportivas. El Chapecoense estaba clasificado a la Copa Libertadores en su condición de campeón de la Copa Sudamericana, mientras que el Minerio también estaba clasificado al certamen continental de acuerdo a su posición en la tabla.