El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump avanza en un gabinete cada vez más militarizado. Su último nombramiento es el general en retiro John Kelly para el cargo de secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que se suman a Michael Flynn como asesor en seguridad nacional y James Mattis en la conducción del Departamento de Defensa.

“Las décadas de servicio militar del general John Kelly y su profundo compromiso con la lucha contra la amenaza del terrorismo dentro de nuestras fronteras lo convierte en la opción ideal para servir como nuestro secretario del Departamento de Seguridad Interior”, dijo Trump en un comunicado.

La principal misión de Kelly será “la urgente misión de frenar la inmigración ilegal” y garantizar la seguridad de las fronteras. Desde este puesto tendrá la misión de la construcción del muro en la frontera con México y la deportación masiva de inmigrantes no regularizados.

Calificado como “dogmático” y “testarudo”, Kelly estuvo hasta enero pasado al frente del Mando Sur estadounidense, que supervisa las operaciones militares en América Central y Sudamérica. Desde ese puesto fue jefe de la base de Guantánamo. Esta misma cárcel fue defendida a ultranza por Kelly, opositor a la promesa de Barack Obama de cerrar la base. “No hay inocentes ahí”, dijo el ex marine, a favor de aplicar métodos de tortura a presos y en contra de la inclusión de mujeres en las Fuerzas Armadas.

En 2010 lideró la invasión estadounidense a Irak y en 2014, acusó a que grupos usan traficantes de seres humanos “con la intención de causar grave daño a los ciudadanos o incluso traer armas de destrucción masiva en Estados Unidos.

Pero otra parte polémica de su historial es ser parte de la Escuela de las Américas, la institución con que Estados Unidos formó a cientos de militares de América Latina. Los chilenos y ex jefes de la DINA Manuel Contreras y Raúl Iturriaga Neumann y el ex dictador argentino Jorge Videla aparecen entre sus egresados.

Desde su cargo en el Comando Sur, John Kelly fue parte de un consejo especial, encargado de revisar el currículum y regulaciones legales de la Escuela de las Américas. En 2014, Kelly dio su testimonio ante el Congreso en que dio cuenta cómo Estados Unidos forma a militares colombianos para que estos instruyan a los de otros países y así evitan las restricciones de la Ley Leahy, que prohíbe la asistencia de Estados Unidos a unidades involucradas en violaciones de derechos humanos. “Pedimos al ejército colombiano a ir a otro lugar y entrenar a los mexicanos, los hondureños, los guatemaltecos, los panameños (…) Lo lindo de tener Colombia, son tan buenos socios especialmente en el ámbito militar,… en el lado militar, yo estoy restringido para trabajar con muchos de estos países por las limitaciones que realmente son basadas en pecados del pasado”, dijo.

Al ser nombrado por Trump, dijo que el “pueblo estadounidense votó en esta elección para detener el terrorismo, recuperar la soberanía sobre nuestras fronteras y poner fin a la corrección política que durante demasiado tiempo ha dictado nuestro enfoque de seguridad nacional. Yo haré frente a esos problemas con seriedad de propósito y un profundo respeto por nuestras leyes y Constitución”.