Fue uno de los autores del atentado a Augusto Pinochet, del secuestro de Cristián Edwards, participó de forma intelectual en el asesinato de Jaime Guzmán y se escapó en helicóptero de la Cárcel de Alta Seguridad en 1996. El ex frentista Mauricio Hernández Norambuena -conocido como comandante Ramiro- es uno de los personajes más emblemáticos y controvertidos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

Actualmente cumple una condena de 30 años en la Cárcel de Porto Velho de Brasil por el secuestro del publicista brasileño Washington Olivetto. Según han denunciado los grupos de apoyo a Ramiro, el fusilero cumple su condena en una sala estrecha, con la autorización de salir -esposado- solo una o dos horas de lunes a viernes, con 38º de temperatura y excrementos ahí mismo en su celda.

Desde la defensa del ex frentista, liderada por el abogado Alberto Espinoza, han intentado en reiteradas ocasiones que se le extradite por condiciones humanitarias a Chile. El impedimento de esto ha sido hasta ahora el hecho de  que el Estado brasileño no acepta extraditar a personas que tengan una pena mayor en su país de origen que en Brasil. Hasta ahora, Hernández Norambuena estaba condenado a un presidio perpetuo en Chile tanto por el Caso Guzmán como por el secuestro de Cristián Edwards.

Sin embargo, el ministro en visita extraordinaria de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, decidió hoy acceder a la solicitud de la defensa del ex frentista de bajar en un grado sus penas, aplicando la figura de media prescripción gradual. Con esto, el comandante Ramiro quedó con penas de 15 años por cada uno de los casos (Jaime Guzmán y Cristián Edwards), igualando su pena por el secuestro de Washington Olivetto en Brasil.

“Se accederá a lo pedido por la defensa del sentenciado Mauricio Hernández Norambuena, por cumplirse con los requisitos del artículo 103 del Código Penal, reduciendo en UN GRADO cada una de las penas de presidio perpetuo impuestas por la sentencia de fecha 27 de enero de 1994, que rola a fojas 290 y siguientes del Tomo IV del cuaderno 1 de este proceso, como autor inductor del delito de atentado en contra de autoridad política con resultado de muerte del senador Jaime Guzmán Errázuriz; y de sentencia de fecha 3 de febrero de 1994, de fojas 1.080 del Tomo IX B cuaderno 2, como autor de los delitos de asociación ilícita terrorista en calidad de jefe y como autor del delito de secuestro terrorista de Cristián Edwards del Río”, dice el dictamen del ministro.

El diputado de la UDI Issa Kort consideró “lamentable” la medida, asegurando que se estaba protegiendo a un “terrrorista”. Por otro lado, el diputado comunista Hugo Gutiérrez aseguró que esta era una “buena noticia que nos alegra y satisface plenamente”, ya que el comandante estaba viviendo un “verdadero calvario” en su presidio en Brasil.